90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

A 10 años de los atentados de Noruega, Europa teme aún a los “lobos solitarios”

destacada

El 22 de julio de 2011 el neonazi Anders Breivik asesinó a 77 . Diez años después de los dos atentados de Noruega ocurridos el 22 de julio de 2011, cuando el neonazi Anders Breivik, en nombre de una supuesta “revolución fascista”, asesinó a 77 personas, la mayoría de ellas jóvenes del Partido Laborista, Europa sigue aún preocupada por la aparición de “lobos solitarios” de ultraderecha.
Declarado un “enfermo mental” por dos psiquiatras a raíz de la matanza de la isla de Utoya y del atentado de Oslo, la capital de Noruega, Breivik cumple actualmente una condena de 21 años.
La mayoría de las víctimas eran adolescentes de entre 14 y 16 años, pero también había algunos , entre ellos uno de 61 años, según informes policiales
Durante más de tres horas, cientos de adolescentes y jóvenes intentaron evitar que los matara Breivik -vestido de policía- en la isla de Utoya, donde se celebraba el campamento anual del Partido Laborista (socialdemócrata).
A pesar de los informes sobre su enfermedad, Breivik fue condenado el 24 de agosto de 2012 a 21 años de cárcel “revisables”. En su sentencia, la Justicia fue contundente: estaba cuerdo y sabía lo que hacía.Tarjei Jensen Bech, que tenía 19 años cuando logró sobrevivir a la matanza, después de que el ultraderechista le disparara en las piernas, dijo el 22 de julio de 2016, cinco años después de la matanza al diario El País de Madrid: “Breivik era un lobo solitario pero pertenecía a una manada”.
Antes de ser condenado, dos peritos psiquiátricos aseguraron que Breivik sufría de “esquizofrenia paranoide”, una enfermedad que lo recluye en su propio universo enajenado.
Para el fiscal, Svein Holde, Breivik sufrió de dicha “realidad ilusoria” cuando cometió la masacre.
Según informó recientemente el diario británico The Sun, Breivik ha enviado varias cartas a diferentes productoras de cine, ofreciendo sus memorias para ser adaptadas a películas o series, a un costo de 8 millones de euros.
El rotativo dijo que este neonazi, de 42 años, escribe unas 50 páginas al día en su diario de prisión. Sin embargo, ya relató su biografía y un guión cinematográfico, y además ha enviado varias invitaciones para ser entrevistado en la cárcel.
“La apuesta de Breivik por la fama, el dinero y la libertad es un insulto para sus víctimas y sus familias. También lo es la vida que lleva en prisión. Breivik como un rey. Nunca ha pedido perdón por sus crímenes perversos y no tiene planes de hacerlo”, coinciden en señalar fuentes penitenciarias citadas por The Sun.
Los mismos informantes señalan que Breivik quiere inspirar a otros y todavía cree en una “revolución fascista”.
El extremista noruego también publicó un manifiesto, de 1.500 hojas, algunas de cuyas partes están copiadas de un texto del atacante estadounidense Ted Kaczynski, según la edición digital del diario noruego VG.Kaczynski, conocido como “Unabomber”, mató a tres personas entre 1978 y 1995, enviando un total de 16 bombas a objetivos diversos, como universidades y aerolíneas.
Según el mismo rotativo, que citó fuentes policiales, Breivik planeaba otros ataques con bomba contra el Palacio Real de Oslo y la sede del partido socialdemócrata del exprimer , Jens Stoltenberg,
Pero Breivik, un fundamentalista cristiano con contactos en la ultraderecha, no pudo llevar a cabo sus planes por “problemas logísticos”, dijo VG.
Por otra , la periodista y escritora noruega Åsne Seierstad, autora de la reconocida novela “El librero de Kabul”, investigó los atentados y la vida de Breivik y la recreó en su último libro “Uno de los nuestros”.
Durante un reportaje con BBC , realizado a fines de octubre de 2015, afirmó: “Su versión es que para él el Partido Laborista es el responsable de la inmigración. Dijo que los musulmanes son como una gotera en tu baño. Cuando tienes una gotera no puedes pasar un trapo, sino arreglar el problema que la causa”.
“Los musulmanes eran el agua y el Partido Laborista la causa de la gotera”, señaló Seierstad.

Otros ataques con similitudes de la masacre de Noruega en 2011
El 19 de febrero de 2020, Tobias Rathjen, un alemán vinculado a movimientos “complotistas”, mató a nueve personas de origen extranjero en Hanau, en el centro de Alemania, en un hecho que guarda similitudes con otras matanzas recientes en Europa como la de la isla noruega de Utoya de la que se cumplen mañana diez años
Unos días antes de cumplirse un año de dicha tragedia, en la que el extremista mató luego a su madre y se suicidó, la jefa del alemán, Angela Merkel, dijo en un semanal que “fue un crimen de odio, de odio racista”.
La Canciller alemana aseguró que “el racismo es un veneno; el odio es el veneno” y señaló: “Nos opondremos a quienes están queriendo dividir Alemania, con toda nuestra fuerza y ​​determinación”.
Según el Índice de Terrorismo Global 2019, desarrollado por un grupo de expertos del Instituto para la Economía y la Paz (IEP), los atentados de estas características han aumentado un 320% en los últimos cinco años.
Los cómputos se basan en la información de la Base de Datos Global sobre Terrorismo (GTD), que es recolectada a su vez por el Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y Respuestas al Terrorismo (Start) de la Universidad estadounidense de Maryland.
El informe señala que, salvando las distancias, el ataque en Hanau guarda similitudes con el tiroteo en Noruega de Anders Breivik, sucedido el 22 de julio de 2011, o con el de la mezquita en Christchurch (Nueva Zelanda), el 15 de marzo de 2019.
Según el Índice de Terrorismo Global 2020, en Norteamérica, Europa Oriental y Oceanía, los ataques de la extrema derecha se han incrementado en un 250% desde 2014, y nunca antes en los últimos 50 años han sido tan numerosos.
De acuerdo a este informe, desarrollado desde hace nueve años, 63 países registraron al menos una muerte por “terrorismo”, la cifra más baja desde 2013.
Mencionó que el número de crímenes ha disminuido en un 59% desde 2014, cuando alcanzó su pico máximo, con un total de 13.826 víctimas, y señaló que el “conflicto” continúa siendo el principal impulsor del “terrorismo”.
Entre otras conclusiones importantes, el estudio mencionó que los diez países más impactados por el extremismo son Afganistán, Irak, Nigeria, Siria, Somalia, Yemen, Pakistán, India, República Democrática del Congo (RDC) y Filipinas.

Etiquetas: