90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Así revienta el tanque de combustible de un cohete SLS

destacada

El tanque de combustible del cohete SLS, con el que la planea regresar a la , ha sido llevado deliberadamente más allá de sus límites de diseño para comprender realmente su punto de ruptura.

En un test realizado el 5 de diciembre en el Centro de Vuelo Espacial Marshall, la versión de prueba del tanque de hidrógeno líquido del cohete SLS soportó más del 260% de las cargas de vuelo esperadas durante cinco horas antes de que los ingenieros detectaran un punto de ruptura, que luego reventó.

“Llevamos este tanque a sus límites extremos a propósito, y lo rompimos porque llevar los sistemas hasta el punto de ruptura nos da datos adicionales para ayudarnos a construir cohetes de manera inteligente”, dijo en un comunicado Neil Otte, ingeniero jefe de la Oficina de Escenarios SLS en Marshall.

“Volaremos el SLS durante las próximas décadas, y la prueba de reventar el tanque de propulsores de hoy nos ayudará a evolucionar de forma segura y eficiente del cohete SLS a medida que evolucionan nuestras misiones deseadas”, añadió.

La NASA ha divulgado un vídeo con la prueba y su resultado

La versión de prueba del tanque superó las pruebas anteriores, resistiendo las fuerzas esperadas en los niveles de empuje del motor planificados para las misiones lunares de Artemisa, sin mostrar signos de grietas o roturas.

La prueba del 5 de Diciembre, realizada utilizando una combinación de nitrógeno gaseoso para la presurización y el sistema hidráulico para cargas, llevó al tanque al límite al exponerlo a fuerzas más altas que lo hicieron reventar como predijeron los ingenieros.

Las pruebas anteriores en Marshall certificaron el tanque tanto para la versión actual del SLS, llamada Block 1, que utilizará una etapa superior llamada Etapa de Propulsión Criogénica Provisional, ICPS, como para la versión Block 1B que reemplazará el ICPS por la Etapa Superior de Exploración, mucho más poderosa.

Para todas las pruebas, los ingenieros de la NASA y Boeing simularon las tensiones de despegue y vuelo en una versión de prueba del tanque de hidrógeno líquido del SLS que es estructuralmente idéntico al tanque de vuelo. A lo largo de las pruebas en el banco de pruebas de 65 metros de altura de Marshall, se usaron grandes pistones hidráulicos para entregar millones de libras de compresión, tensión y fuerzas de flexión en el robusto tanque de prueba.

El tanque de prueba estaba equipado con miles de sensores para medir el estrés, la presión y la temperatura, mientras que las cámaras y micrófonos de alta velocidad capturaron cada momento para identificar pandeo o grietas en la pared del tanque cilíndrico.

Etiquetas: ,