90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Comienza el juicio por femicidio de Araceli Fulles, asesinada hace cuatro años

destacada

Araceli tenía 22 años. En su juicio comparecerán entre 150 y 300 testigos, y se prevé que el mismo se extienda hasta el 7 de octubre.
Este lunes comienza el juicio por el crimen de Araceli Fulles, quien en 2017 fue hallada asesinada, y con signos de haber sido asfixiada, debajo de los escombros de una casa de la bonaerense de José León Suárez. Su familia pidió que los ocho imputados, que actualmente se encuentran en libertad, “se queden de por vida en la cárcel”, al tiempo que denunció haber recibido “mensajes intimidatorios”.”Yo espero perpetua. Que se queden de por vida y se pudran dentro de la cárcel. Porque a mi hija no la voy a ver más”, dijo a Télam Mónica Ferreyra, madre de la víctima.
A su vez, Mónica agregó: “Estoy bastante ansiosa porque tengo que volver a recordar todo eso que pasó hace cuatro años y cinco meses. Va a ser muy duro remover todo eso.”
Fuentes judiciales informaron a Télam que el juicio comiena este lunes en el Tribunal Oral en lo Criminal 3 (TOC) 3 de San Martín, integrado por los jueces Martín Klobovs, Carolina y Aníbal Bellagio.
La fiscal de juicio será Mariana Piwarczuk, mientras que el abogado Diego Szpigiel representará a particular damnificado.
Los voceros precisaron que a lo largo del debate comparecerán entre 150 y 300 testigos, y se prevé que el mismo se extienda hasta el 7 de octubre.
“El testimonio de los testigos será una forma de unir cabos. El problema es que digan la verdad. Nuestros testigos ya fueron intimidados previamente y tienen miedo de lo que pueden llegar a pasar”, sostuvo Mónica.Los acusados que llegan a juicio son Hernán Rodrigo Badaracco, su jefe Carlos Casalz, Hugo Cabañas, Carlos Antonio Ibarra, Marcelo Escobedo, Daniel Alaniz y los hermanos Jonathan y Emanuel Ávalos”
Los ocho están imputados de “homicidio agravado por femicidio y por la participación de dos o más personas”, delito que prevé la pena de prisión perpetua.A cuatro años de la muerte
Araceli estuvo desaparecida 25 días, hasta que su cuerpo fue hallado debajo de escombros.
Araceli (22) fue hallada muerta el 27 de abril debajo de unos escombros en el patio de la casa de Darío Badaracco (31), ubicada en Alfonsina Storni 4477, de José León Suárez, partido de San Martín, en el noroeste del conurbano.
La joven había sido vista con vida por última vez la madrugada del 2 de abril de 2017, en una plaza cercana a su casa, y el último contacto con su familia fue a las 7 de la mañana de ese día, cuando le envió un mensaje a su madre diciéndole: “Vieja, prepará las cosas para el mate que estoy yendo para casa.”
Pero Araceli nunca apareció y su cuerpo fue hallado 25 días después tras la intervención de perros pertenecientes a los de Punta Alta.
La autopsia determinó que la joven murió por “asfixia mecánica” por “estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con precintos plásticos.
Por el caso, Darío Badaracco (31), hermano del acusado Hernán Rodrigo, fue el único , pero murió el 13 de abril de 2019 luego de haber permanecido internado cinco días en un hospital de la de Olavarría, tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda en el penal de Sierra Chica.
A su vez, los ocho imputados se encuentran actualmente en libertad debido a un fallo de la Cámara de Apelaciones de San Martín, que consideró en septiembre del 2017 que por la “ineficiencia del sistema investigativo” no pudieron obtenerse las pruebas necesarias para probar sus participaciones en el hecho.
La falta de los resultados de los peritajes, la mala conservación de las muestras recolectadas en el lugar del del cuerpo y el sembrado de “falsas pistas”, fueron los argumentos esgrimidos por Carlos Hermelo, presidente de dicha sala.
Aquella decisión fue calificada de “absurda” por el abogado Szpigiel y hasta hoy genera “impotencia” en la familia de la víctima.
“¿Cuántas Aracelis pueden haber ocurrido estando ellos en las calles? Nos da mucha bronca”, se preguntó la madre de la víctima. La mujer también denunció haber recibido un intimidatorio hace 15 días, el cual tenía una duración de nueve segundos y mostraba al imputado Casalz portando una ametralladora.
“Me mandaron este chat a las cuatro de la mañana un video de este tipo caminando con una ametralladora. Pero no les tengo miedo. A mí ya me mataron”, indicó Mónica.
“Uno ya sabe con quién se está metiendo. Es gente acusada de tener vínculos con el y sabés que te van a mandar intimidaciones”, agregó. Sobre la procedencia del video, la mujer dijo: “No sé quién me lo mandó, pero tomé captura de pantalla de lo que me mandaron, y lo denuncié ante la fiscal.”
A su vez, las fuentes indicaron que Casalz (39) fue detenido en la tarde del domingo por personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) San Martín cuando iba a votar en una escuela de Villa Ballester y por orden del TOC 3.
Un vocero judicial explicó a Télam que la fiscal de juicio pidió al tribunal que ordene la detención ante la posibilidad que no comparezca en el debate cuando se lo requiera y los magistrados aceptaron el planteo.
De acuerdo al abogado Szpigiel, este imputado ya fue condenado a dos años de prisión por amenazas a un testigo de la causa cuando salió de la cárcel la primera vez en 2017 y luego de purgar es apena volvió a estar en libertad.
Por otro lado, la mamá de Araceli comentó que su familia “continúa destrozada” por la muerte de su hija y que “su ausencia será un dolor que jamás podrá ser reparado”.
“La familia está destruida. Nos falta una pieza importante. Es un dolor que no vamos a reparar nunca. Extrañamos su sonrisa. Lo primero que hago es llegar a mi casa y abrazar su foto y decirle cuanto la extraño. Tratamos de seguir unidos por el juicio”, expresó.
Durante los últimos cuatro años, Mónica buscó “mantenerse en movimiento acompañando a la gente que pasa por situaciones similares”.”Acá en San Martín hay muchos casos y los apoyamos en todos los juicios. No he visto ningún político que hable de la inseguridad y de los femicidios. Todos los días encuentran mujeres muertas”, concluyó.

“Sea cual sea el veredicto, no me va a devolver a mi hija”, dijo la madre de Araceli
La madre de Araceli Fulles, la víctima del femicidio por el que este lunes comenzarán a ser juzgados ocho acusados, aseguró que “no pueden ser inocentes” porque está convencida de que en el crimen de su hija participaron “más de dos personas”, y se refirió a las amenazas que recibieron varios testigos y que motivaron que este domingo uno de los acusados fuera detenido.
“Era sabido que iba a empezar a haber amenazas y muchas cosas porque van a querer impedir el juicio de mi hija”, dijo Mónica Ferreyra, madre de Araceli, al hacer referencia a la detención Carlos Casalz (39), uno de los imputados, ocurrida este domingo cuando iba a votar en una escuela de Villa Ballester ante una por amenazas de un testigo.
La mujer dijo que no se trata de algo nuevo, ya que según denunció su propia familia tuvo en estos cuatro años “amenazas e intimidaciones”.
Sobre sus expectativas del juicio y el hecho de que, salvo el detenido del domingo, el resto de los acusados llega en libertad al debate por las dudas en torno a la prueba, Mónica dijo: “No pueden ser nunca inocentes, cuando se sabe que fueron más de dos personas” los autores del crimen.
“Que se hayan tomado el trabajo de meterla en un freezer y hacer el pozo como hicieron, uno solo no lo hizo, no son ningunos inocentes y todos tienen antecedentes”, señaló la madre de la víctima.
Respecto a la muerte del principal imputado, Darío Badaracco, en 2019, tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda en el penal de Sierra Chica, Mónica opinó que para ella “no fue una riña de presos”, sino “un encargue, que lo mandaron a callar” porque estaba por declarar en pocos días.
La mujer pidió que se haga justicia y se preguntó: “¿Por qué tengo que abrazar un cuadro cuando yo tendría que estar abrazando a mi hija?”.
Por último, comentó: “Sea cual sea el veredicto, no me va a devolver a mi hija”.

Etiquetas: