90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Con la ausencia de la reina, el Gobierno británico presentó sus prioridades para este año

destacada

El británico prometió este martes fortalecer la economía y hacer frente a la inflación, mejorar la salud y combatir la inseguridad, al presentar su agenda para 2022 en la pomposa ceremonia anual de apertura del año legislativo, marcada en esta ocasión por la ausencia de la reina Isabel II por primera vez en seis décadas.

El príncipe Carlos de 73 años, heredero del trono, sentado junto a la Corona del Estado Imperial que usa la reina en esta y otras ceremonias especiales, y ataviado con el uniforme militar, fue el encargado de pronunciar el discurso que da inicio al año parlamentario.

La reina, de 96 años, suele inaugurar cada nueva sesión parlamentaria leyendo el programa legislativo redactado por el para el próximo año.

Sin embargo, debido a sus problemas de movilidad y tras consultar con sus médicos, decidió no asistir al discurso en la apertura del Parlamento por primera vez desde 1963 y apenas por tercera en sus casi 70 años de reinado.

El príncipe Carlos leyó el breve discurso, que resumió los 38 proyectos que el del primer ministro Boris Johnson quieren convertir en este año, que abarcan temas como la seguridad energética, las emisiones de carbono y los arreglos económicos posteriores al Brexit.

El texto, que es escrito por el Gobierno, promete que el Ejecutivo del conservador Johnson trabajará por “hacer crecer y fortalecer la economía y ayudar a aliviar el costo de vida de las familias” mediante la creación de nuevos puestos de trabajo calificados y mejor remunerados y más reformas al impuesto sobre bienes inmuebles comerciales, entre otras propuestas.

Los proyectos también incluyen nuevas leyes para reprimir protestas callejeras y en otros ámbitos públicos que causan molestias a la población y para eliminar regulaciones de la Unión Europea (UE) con el objetivo de reducir la burocracia y las barreras innecesarias heredadas del bloque europeo.

El príncipe Carlos dice que el Gobierno “continuará aprovechando las oportunidades” de la salida de la UE con la introducción de una legislación para implementar los primeros nuevos acuerdos de libre comercio del Reino Unido.

En el discurso, el también se comprometió a apoyar a Ucrania ante la invasión rusa.

El heredero del trono también dejó en claro que se tomarán medidas para evitar los cruces ilegales y peligrosos del Canal de la Mancha por parte de migrantes y dijo que se protegerá la integridad de las fronteras del Reino Unido y garantizará la seguridad de su gente.

También se presentará otro proyecto de para “fortalecer aún más los poderes para abordar las finanzas ilícitas, reducir los delitos económicos y ayudar a las empresas a crecer”.

Además hizo referencia al proyecto de de Seguridad Nacional, que se utilizará para apoyar a los servicios de seguridad, y agregó que el seguirá invirtiendo en las Fuerzas Armadas y trabajará en estrecha colaboración” para “mantener una OTAN unida”.

Por otro lado, dijo que priorizará también el apoyo al Acuerdo del Viernes Santo que puso fin a tres décadas de violencia en Irlanda del Norte entre unionistas que quieren que el territorio siga formando parte del Reino Unido y republicanos que quieren incorporarlo a la República de Irlanda.

Habrá un proyecto de de Tecnología Genética que desbloqueará el potencial de las nuevas tecnologías para promover la agricultura y la producción de alimentos sostenibles y eficientes.

Tras el discurso, el fue criticado por no hacer frente a la “emergencia” que enfrentan las familias en dificultades mientras luchan contra las presiones del costo de vida.

La semana pasada, el sufrió un fuerte revés en elecciones que se interpretó como un voto castigo por su incapacidad de poner freno a la creciente y por un escándalo desatado por la participación de Johnson en fiestas en su residencia oficial en violación del confinamiento por coronavirus.

Entre los críticos, el líder del partido Liberales Demócratas (Lib Dem), Ed Davey, dijo que no había hecho “nada para ayudar a los millones de familias y jubilados que enfrentan el fuerte incremento en la inflación, el costo en las facturas de la electricidad y la inflación”.

“Los conservadores no lograron aplicar un recorte al IVA que habría ahorrado a las familias un promedio de 600 libras esterlinas, no ayudaron a los jubilados y no ayudaron a los más vulnerables de nuestra sociedad”, apuntó ante los medios británicos

También acusó al Gobierno de descuidar las comunidades rurales y no abordar problemas como “los tiempos de espera de las ambulancias que se disparan” y la escasez de médicos de cabecera.

A su vez, Christina McAnea, secretaria general del sindicato Unison, el más grande del Reino Unido, dijo que “nada de lo que se anuncie hoy hará una pizca de diferencia para los millones por el aumento del costo de vida”.

Dan Paskins, director de impacto en el Reino Unido de la de a la infancia Save the Children, agregó también que la crisis del costo de vida es una que el Gobierno británico debería enfrentar en este momento.

Etiquetas: