1 / 2

Cristina consolidó el apoyo del PJ bonaerense al incorporar en agenda la seguridad

destacada

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner reafirmó esta semana el respaldo mayoritario del peronismo de la provincia de Buenos Aires luego de incorporar la problemática de la seguridad como una de las prioridades de la agenda pública y ya más de un dirigente impulsa su candidatura para las elecciones del próximo año.

“La ’10’ del Frente de Todos tiene un único nombre: Cristina Kirchner”, dicen a tono con el de fútbol varios intendentes con fuerte peso electoral, tras el masivo del jueves en La Plata y la cena posterior que compartieron en la residencia del gobernador Axel Kicillof.

Ante el pedido de los jefes comunales y las voces dentro del FdT que promueven públicamente su postulación, la Vicepresidenta se encargó de calmar las ansiedades y de administrar los tiempos durante su discurso por el Día de la Militancia en el estadio Diego Maradona de La Plata, donde una multitud recordó el 50° aniversario del regreso de Perón a la Argentina tras 17 años de exilio.

Frente a un estadio colmado, en el que se estrenó el lema “La fuerza de la esperanza” y que coreó con insistencia la consigna “Cristina Presidenta”, Fernández de Kirchner advirtió: “Como decía el General, todo en su medida y armoniosamente”.

Con el presidente Alberto Fernández de gira por el exterior con motivo de la cumbre del G-20 y un discurso de la titular del sin reclamos estridentes al Ejecutivo, cedió la tensión interna y en el FdT se perfila un cambio de ánimo, en tiempos en los que la fiebre mundialista canaliza las emociones hacia un fervor alimentado por la expectativa.

Ese clima de esperanza y de ilusión se propagó en el por el Día de la Militancia, tanto entre los militantes como entre los dirigentes con responsabilidades de gestión, quienes dijeron estar convencidos de que “existe 2023” y que es posible lograr una victoria en las urnas, venciendo así una ola de desmoralización que parecía haberse adueñado de casi todo el oficialismo tras la derrota en las legislativas de 2021.

El jueves, en la provincia de Buenos Aires, escenario de la madre de todas las batallas por ser el distrito al que apostó siempre el PJ para intentar una diferencia de votos, ratificó su centralidad y su capacidad para sorprender al incluir como tópico clave una problemática que afecta todos los días a su base electoral: la inseguridad.

La Vicepresidenta y sus colaboradores saben, al igual que el resto de los espacios internos del justicialismo, que sin el apoyo de los municipios del conurbano será imposible disputar una interna dentro de la coalición oficialista y mucho menos dar la pelea contra Juntos por el Cambio en las elecciones generales.

La seguridad, un tema que encolumna a intendentes

En esa línea, la reflexión sobre la de todos los Gobiernos en materia de seguridad y la referencia a la necesidad de un “orden” que genere tranquilidad en las familias, apuntan a encolumnar detrás de la exmandataria a los principales intendentes y referentes de la provincia de Buenos Aires, tal como se observó en la cena del jueves en la residencia oficial de Kicillof.

Allí pareció sellarse otra vez ese pacto tácito que los líderes del conurbano tienen desde hace años con Cristina Kirchner.

En la mesa, encabezada por la Vicepresidenta, estuvieron Kicillof, Andrés Larroque, Eduardo “Wado” de Pedro, Verónica Magario, Martín Insaurralde, Fernando Espinoza, Mayra Mendoza, Máximo Kirchner, Teresa García, Gabriel Katopodis, Gustavo Menéndez, Alberto Descalzo, Mariano Cascallares, Mariel Fernández, Mario Secco, Luana Volnovich y Jorge Ferraresi, entre otros.

Desde el entorno de la Vicepresidenta remarcaron que, al llegar al encuentro y saludar a la titular del Senado, todos los intendentes destacaban el fragmento del discurso sobre la seguridad.

Fue unánime. Todos agradecieron que se hable de uno de los mayores problemas que tiene la gente”, consignaron las fuentes.

En su discurso previo, Fernández de Kirchner había dicho: “Las fuerzas de seguridad son una parte de la solución, pero también son una parte del problema si no se subordinan al poder civil”.

“Nosotros, cuando estuvimos en el Gobierno, desplegamos miles de gendarmes en el conurbano en el Centinela. Todavía no sé por qué no podemos volver a hacer lo mismo: desplegar miles de gendarmes aquí en el conurbano bonaerense en vez de tenerlos en medio de la Patagonia nadie sabe haciendo qué. Me parece que es hora de tener una mirada hacia los lugares que están sufriendo”, demandó.

Uno de los asistentes al asado enmarcó esos dichos como el primer paso para instalar los temas claves que el FdT desplegará como propuesta durante la presidencial de 2023.

Cristina se puso en modo electoral y, sin decir si será candidata o no, comenzó a construir para solucionar los problemas de la gente”, interpretó el comensal.

Durante el encuentro que se extendió por más de 3 horas, la titular del Senado pidió a los intendentes que asuman un rol de ‘primera línea’ para difundir las acciones llevadas a cabo en los 12 años de kirchnerismo, cuando a partir de 2003 se buscó “vivir mejor” y “recuperar una Argentina quebrada en el 2001”.

“Tenemos que recordar que hace muy poquitos años se pudo hacer un país donde se podía vivir mejor”, exhortó la Vicepresidenta en lo que resonó sin eufemismos como una invitación a la sociedad.

Se trata de una propuesta que de modo implícito retoma los presupuestos de la reciente y exitosa del presidente electo Luiz Inácio Lula Da Silva en Brasil, un mensaje que podría resumirse en la siguiente hipótesis: “Si pudimos hacerlo en el pasado, podremos hacerlo en el futuro”.

Anibal y Berni sobre seguridad

En cuanto a los conceptos sobre seguridad, los planteos que sonaron en el estadio de La Plata llegaron rápidamente a oídos del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, y de su par de la Provincia, Sergio Berni, quienes defendieron sus respectivas gestiones y reconocieron el liderazgo de Fernández de Kirchner, sin ocultar alguna diferencia en el caso del primero.

A partir de su trayectoria durante el kirchnerismo, Fernández remarcó: “No puedo ocultar el amor y el cariño que siento por ella (Cristina). Es mi familia, vengo de ahí y no me pienso ir de ahí. Coincido con la mayoría de las cosas que dijo.”

El quilmeño mostró algún reparo al referirse a la advertencia sobre el riesgo de autonomización de las fuerzas de seguridad respecto al control civil, mientras que su par bonaerense Berni destacó que “lo que dijo Cristina sobre la seguridad es música para mis oídos” ya que -fundamentó- “es lo que venimos pidiendo desde hace años”.

Etiquetas: