90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Cuenta regresiva para la presentación del protocolo en barrios vulnerables

destacada

La Justicia ordenó al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que establezca un protocolo para el tratamiento de la pandemia del coronavirus en los barrios vulnerables de las Comunas 4 y 8, en virtud de un amparo presentado en el marco de la “falta de acciones concretas de las autoridades y el aumento de casos positivos registrados a la fecha”, indicaron a Télam los referentes locales.
El fallo indica que el protocolo debe estar realizado en un plazo de “cinco días”, según reza la medida dispuesta por el juez Darío Reynoso, y beneficiaría en forma directa a unos 170 mil habitantes.
Ignacio Álvarez, presidente de la Comuna 4 (que abarca La Boca, Pompeya, Barracas y Parque Patricios) lamentó en diálogo con esta agencia “haber tenido que recurrir a la Justicia por la falta de voluntad política del Gobierno Porteño en resolver los problemas”.
“Desde el primer día estamos en diálogo con ellos, pero las acciones nunca llegan y lo que no están entendiendo es que con la prevención no sólo se benefician los habitantes de los barrios vulnerables sino toda la comunidad”, dijo.Las acciones nunca llegan y no entienden quecon la prevención se beneficia toda la comunidad”Ignacio Álvarez, presidente de la Comuna 4
Las palabras de Álvarez resuenan con fuerza en una nueva jornada donde el ministerio de Salud porteño informó que con “226 nuevos casos, ascienden a 1877 los enfermos de coronavirus en barrios vulnerables porteños”.
En tanto, Álvarez se mostró confiado en que “al haber intervenido la Justicia cobre más fuerza el reclamo, y al establecer el amparo la disposición de que se tiene que generar una Mesa de Diálogo, por más que hablemos permanentemente con los referentes de Salud y Desarrollo Social porteños, si no llegan las soluciones, el juez estará informado”.
Por otra parte, el fallo judicial establece que otros actores pueden incorporarse a la medida, y por eso, convocó a los referentes a “que se sumen desde las otras comunas”.
De igual modo se pronunció el titular de la Comuna 8, Miguel Eviner, a fin de lograr “resultados integrales”.
El fallo ordena que “en un plazo de cinco días la Ciudad informe un protocolo específico para la contención y prevención del coronavirus en los barrios populares y que provea a su habitantes de los suficientes elementos sanitarios, de higiene, limpieza y agua potable”.
En tanto, Eviner consideró que “los operativos Detectar impulsados por el Gobierno Nacional lamentablemente vinieron a detectar la ausencia del Estado en la Ciudad de Buenos Aires, así como la inacción de las autoridades, en cuestiones básicas que podrían haber evitado el avance de la pandemia”.
Ejemplificó con “el suministro de agua potable” y la “falta de seguridad alimentaria”.
“Cuando empezó el aislamiento les planteamos al ministerio de Salud y de Desarrollo Social que el agua era central y nos respondieron que la situación no era tan grave y que iban a estar asistiéndola donde fuera necesario. Algo que no sucedió en todas las comunas”, dijo Eviner en un contexto donde aún resuena el fallecimiento de Ramona Medina, la referente social de la Villa 31 que murió la semana pasada tras haberse viralizado un video donde se dirigía al vicejefe de Gobierno Porteño, Diego Santilli, exponiendo la ausencia de ese recurso básico en su vivienda.
El presidente de la Comuna 8 recordó que “es muy angustiante ver como crece la pandemia en las villas producto del hacinamiento y las condiciones de falta de agua. Hay que tener en cuenta que en una misma casa conviven 6, 7 8 personas y que estos contactos estrechos, una vez que alguien se encuentra infectado, también tienen que ser aislados”.Es muy angustiante ver como crece la pandemia en las villas producto del hacinamiento y las condiciones de falta de agua”Miguel Eviner, titular de la Comuna 8
“Esto es algo básico que un protocolo debe incorporar, y desde un primer momento hubiera evitado que circulara el virus dentro del mismo barrio porque esa misma gente también tiene que salir a comprar para asegurarse el alimento básico, que tampoco proveen”, explicó.
El referente dijo que “diálogo hubo siempre pero uno de los fenómenos que aparecía era que algunas cosas que decían que iban a hacer, no las hacían”.
“Otro ejemplo era que yo les pedía que asistieran a las personas en forma presencial pero desde el gobierno porteño se contentaban con hablar dos veces por día por teléfono con las personas que habían tenido contacto estrecho, o por ejemplo, solo les daban alimentos secos y los vecinos igual tenían que salir del aislamiento para comprar”.

“Por eso había que disponer de aislamientos fuera del barrio y eso es algo que esperamos esté también incluído en el protocolo”, definió.
Los barrios vulnerables alcanzados por la decisión judicial son la Villa 21-24, Zabaleta, Ciudad Oculta, Piletones, Villa 20, Fátima, La Esperanza, Calaza, Villa Calacita, La Paloma, Barrio 26 de Julio, Barrio INTA, Bermejo, Pierlli, Barrio Ramón Carrillo y el Barrio Mujica.
Además del protocolo, la Justicia obliga al Gobierno de la Ciudad a proveer “barbijos, guantes de látex, lavandina, jabón, alcohol en gel y termómetros”, entre otros elementos de higiene.
Eviner sintetizó: “La falta de decisión política para contener a este sector poblacional queda evidenciada cuando vemos que el protocolo para abrir los comercios lo hicieron en 72 horas mientras que la ausencia de una hoja de ruta para actuar en barrios vulnerables es un debate que lleva más de cuatro semanas, con las consecuencias que vemos, minuto a minuto”.

Etiquetas: