1 / 2

Detienen a tres hombres que robaban combustible con una manguera de 50 metros

destacada

Tres hombres fueron detenidos en la localidad formoseña de Clorinda acusados formar de una banda que robaba combustible mediante una conexión realizada con una manguera de 50 metros que cruzaba el río Pilcomayo, con el fin de traficar a Paraguay, informaron hoy fuentes de la fuerza.

Las detenciones fueron llevadas a cabo por agentes del Escuadrón 15 de la Gendarmería Nacional (GN) durante seis allanamientos simultáneos realizados en la mencionada localidad del noreste argentino. Durante los procedimientos, los uniformados encontraron una manguera de 50 metros que conectaba la margen argentina del Pilcomayo con la orilla opuesta, en Paraguay, y que tenía como finalidad el transporte del combustible al país vecino.

Según las fuentes, también se secuestraron siete motores, los cuales eran utilizados para propulsar la con la presión necesaria para que llegara a la orilla paraguaya. A su vez, los investigadores descubrieron, mediante el uso de drones, que la banda había construido un puente de madera que conectaba las orillas de los dos países, el cual fue destruido por integrantes de la GNA.

Además, se halló un cable de acero que la banda tendía entre los dos países, a la vez que se incautaron cuatro acoplados tanques cisternas de metal con capacidad de 1500 litros, cuatro tanques de plástico de 1000 litros, seis tambores plásticos de 200 litros, 20 bidones con capacidad de 30 litros cada uno y 390 litros de combustible distribuidos en trece bidones.

Según explicaron los voceros de la GNA, la investigación comenzó tras detectarse que “autos y motos cargaban grandes cantidades de combustible en estaciones de servicio” de dicha zona formoseña. “Durante los operativos, se detectaron ventas irregulares en estaciones de servicio, donde se llenaban tanques de mil litros y pequeñas cisternas”, indicaron informantes de la fuerza, que resaltaron que “este contrabando, al efectuarse en forma precaria, ponía en riesgo la seguridad pública, el medio ambiente y la seguridad vial de las personas”.

Al respecto, las fuentes comentaron que los vehículos que recargaban grandes cantidades de combustible luego “se perdían luego dentro de Porteño Sur, un barrio custodiado por un muro perimetral que bloquea la vista desde el exterior”.