90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

El canciller alemán afirmó que siempre conversó en un tono amistoso con Putin

destacada

El canciller alemán, Olaf Scholz, indicó que las conversaciones con el presidente ruso, Vladímir Putin, fueron “siempre en tono amistoso” desde el inicio de la invasión de Ucrania.

“Aunque hubiese puntos de vista muy diferentes, de hecho muy divergentes sobre el asunto”, añadió el dirigente en una entrevista concedida a la radio pública Deutschlandfunk reproducida por la agencia de noticias Europa Press.

Scholz habló por teléfono con Putin por última vez el martes pasado, tras una pausa de varios meses, en un diálogo que, según el Gobierno alemán, duró unos 90 minutos.

“Si resumo todas las conversaciones que mantuve con él en los últimos tiempos, tengo que se produjeron movimientos” en la postura de Putin, afirmó el canciller, aunque añadió que “no eran de gran alcance”.

En la última conversación, Scholz urgió a Putin a buscar “una solución diplomática tan rápido como sea posible, basada en un alto del fuego, una retirada completa de sus fuerzas de combate y el respecto a la integridad territorial y la soberanía de Ucrania”, según lo informado por Berlín.

Por otro lado, el Gobierno de Alemania tomó el viernes el control de las actividades del grupo petrolero ruso Rosneft en el país europeo, donde cuenta con varias refinerías, a fin de “garantizar” el suministro energético afectado por la invasión a Ucrania.

Las filiales de Rosneft en Alemania representan el 12% de la capacidad de refinación del país. Desde ahora quedan “bajo fiduciaria” de la agencia nacional responsable de gestionar las redes energéticas, indicó el Ministerio de Economía alemán en un comunicado.

Este sábado, la compañía estatal rusa calificó la transferencia como “una violación de los principios del mercado”.

“Rosneft lo considera una violación de todos los principios fundamentales de la economía de mercado, los fundamentos de la civilización de la sociedad moderna construida sobre el principio de la inviolabilidad de la propiedad privada”, indicó la empresa en un comunicado citado por la agencia de noticias Sputnik.

La nota remarca que la decisión tomada por el gobierno alemán no tiene carácter temporal y supone una pérdida total de activos.

“Rosneft elaborará todas las medidas posibles para proteger a los accionistas, incluido el recurso a los tribunales”, recalca el texto.

Al tomar ahora el control de la firma, las autoridades alemanas podrán organizar el abastecimiento de la planta con petróleo procedente de otros países que no sean Rusia.

La primera economía europea ya redujo su dependencia hacia las importaciones de petróleo ruso, que representaban 35% de sus necesidades antes de la guerra de Rusia en Ucrania.

Etiquetas: