1 / 2

El Congreso peruano otorgó su voto de confianza al gabinete de Otárola

destacada

El Congreso peruano otorgó el voto de confianza al de Ministros encabezado por el recién nombrado primer ministro, Alberto Otárola, durante un pleno marcado por las muertes ocurridas durante las multitudinarias protestas que están teniendo lugar en el país contra el Gobierno de Dina Boluarte.

Con 73 votos a favor, 42 en contra y seis abstenciones, la cámara dio este miércoles a la madrugada su voto de confianza al nuevo gabinete, que debatió la política general que llevará a cabo el Gobierno y las principales medidas que requerirá la gestión.

Al inicio de la sesión, las bancadas de izquierda reclamaron al Gobierno por la muerte de 18 personas en las protestas en el Departamento sureño de Puno entre el lunes y martes, una de las jornadas más violentas desde el inicIo de las manifestaciones tras la destitución del Pedro Castillo el pasado 7 de diciembre.

Algunos congresistas que portaban carteles contra el Gobierno le gritaron “asesino” a Otárola, lo que llevó a suspender la sesión momentáneamente.

La congresista de Cambio Democrático Sigrid Bazán criticó a sus colegas por “justificar las muertes de compatriotas, apañar a un acusado de violación y otorgar la confianza a un gabinete manchado de sangre”.

“¡Esta desgracia quedará para la historia!”, afirmó la legisladora en Twitter.

El líder del partido Perú Libre, Vladimir Cerrón, también criticó que el Congreso diera su confianza al “gabinete de la muerte”.

“Como dice la canción: ¡Que esos cuantos no lo olviden fácilmente!”, agregó, citando la popular creación de León Gieco, “Sólo le pido a Dios”.

La confianza se votó horas antes de la llegada a Lima de una delegación de la Comisión Interamericana de Humanos (CIDH) que recorrerá algunas ciudades peruanas para reunirse, dialogar y recibir información de parte de autoridades públicas, organizaciones de la sociedad civil y otros actores relevantes para luego publicar sus conclusiones y recomendaciones.

La delegación, que estará en el país hasta el viernes, estará liderada por el primer vicepresidente de la CIDH y Relator para Perú, Stuardo Ralón, e integrada por Joel Hernández; con el apoyo de la secretaria ejecutiva adjunta para Monitoreo, Cooperación Técnica y Capacitación, María Claudia Pulido; el relator especial para la Libertad de Expresión, Pedro Vaca; y equipo técnico de la Secretaría Ejecutiva.

Las protestas en el país

Perú vive una ola de protestas desde el 7 de diciembre pasado, cuando Boluarte sucedió al Pedro Castillo, destituido por el Congreso horas después de que anunciara la disolución del parlamento y el establecimiento de un Gobierno de excepción con supresión de garantías constitucionales.

Esas protestas, que ya habían dejado cerca de 30 muertos antes de fin de año, tuvieron su día más intenso el lunes en Juliaca y otras zonas de Puno, donde murieron 18 personas.

Amnistía se sumó a la ONU y advirtió en un comunicado que “el alto número de muertes” y “la gravedad de los hechos” merecen una rendición de cuentos al “máximo nivel”, según un comunicado de la ONG firmado por su directora para América, Erika Guevara Rosas, quien subrayó que el “primer paso” para salir de la crisis es poner fin a la represión.

“La represión estatal en contra de manifestantes y la pérdida de vidas humanas está agudizando la crisis (…) el pueblo no debe de pagar el costo de la crisis política que está atravesando el país”, resaltó, por su parte, la responsable de la ONG en Perú, Marina Navarro.

AI también pidió examinar la labor de las fuerzas de seguridad en todos los niveles jerárquicos y cuestionó el estado de decretado hace casi un mes.

Etiquetas: