90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

El juez de Dolores se declara incompetente y el de San Isidro indagará al surfer tras la cuarentena

destacada

El operativo para detener a Llamas en Ostende.
El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, se declaró este jueves incompetente en la causa del surfer de 27 años que volvió de Brasil y el miércoles fue detenido en Ostende por violar el aislamiento obligatorio. Ramos Padilla giró todas las actuaciones al magistrado original del caso, su colega de San Isidro Lino Mirabelli, quien analizaba indagar al imputado al término del aislamiento, informaron fuentes judiciales.
Ramos Padilla sólo intervino el miércoles por una cuestión de jurisdicción, ya que Ostende, en el partido de Pinamar, es ámbito de su juzgado, y porque tuvo que evacuar la consulta policial cuando los vecinos llamaron al 911 para delatar el paradero de Federico Llamas (27).
La 4×4 estacionada en el domicilio de la casa de Flores, con las tablas de surf en el techo.
Pero como la causa original se inició el martes en el control de la autopista Panamericana, en San Isidro, fue Mirabelli quien intervino en ese episodio y ordenó la captura de Llamas cuando se constató que había abandonado el domicilio del barrio porteño de Flores, hasta donde había sido escoltado para forzarlo a cumplir cuarentena.
Fuentes judiciales indicaron a Télam que ahora Mirabelli espera que le lleguen a su juzgado todas las actuaciones realizadas en Ostende y, a partir de ello, definirá cuándo indagará a Llamas por la infracción de los artículos 205 y 239 del Código Penal, es decir, por incumplimiento de normas tendientes a evitar la propagación de epidemias y por desobediencia.
“Por lo general el criterio es no correr riesgos con un traslado, esperar a que el imputado termine la cuarentena y después se lo indagará”, indicó a Télam una fuente judicial.
La madre de Llamas intenta dar explicaciones a la policía.
El miércoles, antes de declararse incompetente, Ramos Padilla ordenó el aislamiento de Llamas y el de sus familiares, lo embargó en sus bienes en 500 mil pesos a fin de cubrir las eventuales costas del proceso, le ordenó al intendente de Pinamar, Martín Yeza, que les provea alimentos y medicamentos –que serán costeados con el dinero del embargo-, y le secuestró la camioneta Ford Explorer.
El presidente de la Nación, Alberto Fernández, calificó al joven surfer como un “idiota”, y aseguró que “esos personajes van a tener que explicarle mucho a la sociedad argentina la desaprensión para con el otro”.
Toda la polémica en torno al surfer se inició el martes por la tarde cuando fue demorado en la Panamericana, a la altura de Martínez, porque circulaba en una camioneta con tablas de surf en el techo.
El joven le explicó a los efectivos de la Prefectura Naval que se había ido de vacaciones a Brasil el 8 de marzo y que había cruzado al país manejando por el paso fronterizo de la ciudad correntina de Paso de los Libres.
Durante el control, Llamas mantuvo un cruce de palabras con los prefectos y los periodistas que realizaban la cobertura.
Tras la consulta con el juzgado, se decidió escoltarlo hasta el domicilio que figuraba en su DNI, en el pasaje Fabre al 1100 de Flores, para que allí realizara cuarentena obligatoria, pero según quedó registrado en un video de una cámara de seguridad, no bien los móviles de la Prefectura se alejaron, Llamas arrancó la camioneta y se fue del sitio donde le habían ordenado pasar el aislamiento.
La Ford Explorer que, casi sin escalas, fue de Brasil a Ostende, partido de Pinamar.
Tras verificar que no estaba en ese domicilio, el juez federal Mirabelli ordenó el miércoles su captura y dispuso una serie de allanamientos, entre ellos la casa de su padre, en la localidad bonaerense de Canning, donde no fue encontrado.
Finalmente, comenzaron a viralizarse imágenes filmadas con teléfonos celulares de vecinos de Ostende y periodistas de Pinamar, que mostraban que el surfer se hallaba en una vivienda de su madre, en la calle Romero al 400 de esa localidad balnearia, donde lo ubicó la policía bonaerense y le notificó que quedaba bajo arresto domiciliario.

Etiquetas: