90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

El líder de la toma del parlamento iraquí pidió elecciones anticipadas

destacada

El líder chiíta Muqtada al Sadr, que encabeza la coalición nacionalista Sayirún, cuyos simpatizantes ocuparon la cámara baja del parlamento de Irak en los últimos días, llamó este miércoles a disolver el Legislativo y a convocar a elecciones anticipadas, en pleno aumento de la crisis política que sacude al país desde los comicios de octubre pasado.

“Los viejos rostros no existirán a través de un proceso electoral democrático temprano después de la disolución del parlamento”, expresó al Sadr, durante un discurso en la televisión local.

“El pueblo iraquí está cansado de toda la clase dominante” por lo que “los manifestantes deben quedarse y continuar con su plantón (manifestación) hasta que logren sus demandas”, agregó, según la agencia de noticias Europa Press.

El conflicto “no es entre personas”, enfatizó el clérigo chiita, y agregó que “las demandas maliciosas” obstruyen “la formación de un de mayoría” y recalcó que no aceptarán ningún “derrame de sangre”, recogió el diario local Al Iraqiya.

El sábado pasado, los partidarios de Al Sadr que rechazan la candidatura de Mohamed Chia al Sudani para el puesto de primer ministro asaltaron el parlamento iraquí, hecho que obligó a la suspensión de las sesiones hasta nuevo aviso. Tras ello, las protestas continuaron.

Las tensiones aumentaron después de que Sadr y sus partidarios rechazaran a Sudani, el candidato al cargo de primer ministro presentado por sus opositores, las influyentes facciones chiítas proiraníes que forman el Marco de Coordinación, informó la agencia de noticias AFP.

Al Sadr, un clérigo que llegó a dirigir una milicia contra las fuerzas gubernamentales iraquíes y el ejército de Estados Unidos, está utilizando las protestas callejeras para señalar que sus puntos de vista deben tenerse en cuenta en la formación del nuevo gobierno, según analistas.

El Marco de Coordinación agrupa el Hashd Al Shaabi, exparamilitares que son parte de las fuerzas regulares y la formación del ex primer ministro Nuri Al Maliki, enemigo histórico del líder chiita Al Sadr.

Ayer, dirigentes del Marco de Coordinación multiplicaron los llamados al diálogo para resolver la crisis.

Sobre ello, Al Sadr dejó claro hoy que “no hay ningún beneficio en el diálogo con ellos”.

“No cedan a sus rumores de que no quiero diálogo, pero el diálogo con ellos ha sido probado y solo ha traído ruina”, destacó y agregó que “no busca autoridad”, pero pide reformas.

También denunció que “algunos” quieren matarlo, luego de que se filtraran supuestamente audios de su máximo rival, el ex primer ministro Nuri al Maliki, donde se escuchan insultos contra el clérigo, en los que lo llama “asesino” y “cobarde” durante una reunión, replicó la agencia de noticias NINA.

La coalición Sayirún que lidera Al Sadr fue la más votada en las elecciones de octubre pasado y logró 73 de los 329 escaños.

Sin embargo, en junio, 73 de la corriente del líder chiita presentaron su dimisión, para presionar en la formación de un gobierno, estancado desde las legislativas de 2021.

Irak es un país multiconfesional en el que las mismas figuras dominan la vida pública desde 2003, cuando cayó el Saddam Hussein.

El estancamiento político es total diez meses después de las elecciones legislativas de octubre de 2021. Desde entonces, las negociaciones para formar y nombrar primer ministro siguen sin avanzar.

Etiquetas: