90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Eliminarán los parquímetros y el estacionamiento en la Ciudad se pagará a través de aplicaciones

destacada

La principal opción que se propuso es el chat del Gobierno porteño, llamado Boti, que funciona a través de WhatsApp.
La Legislatura porteña aprobó una modificación al actual sistema de estacionamiento tarifado en la Ciudad, a partir de la 
eliminación de parquímetros y máquinas expendedoras de tickets y su reemplazo por un cobro a través de aplicaciones como WhatsApp; así como cambios en el servicio de grúas para que cubran todos los barrios.
El nuevo esquema fue propuesto por el Ejecutivo de la Ciudad y sancionado por 37 votos positivos de Juntos por el Cambio y la UCR-Evolución, 22 negativos y una abstención del arco opositor durante una sesión legislativa en la que hubo una participación de diputados mixta, presencial y virtual, por la pandemia del coronavirus.
Puntualmente, lo avalado por los legisladores es una nueva versión de la ley aprobada en 2016 que elevó de 4.000 a 130.000 los espacios tarifados para estacionar en toda la Ciudad y que promovió nuevas licitaciones para la operatividad de las grúas.
Aquella norma no llegó a implementarse en estos cuatro años por diversas acciones judiciales en contra.
Durante ese período, a excepción de los meses del 2020 en que no hubo cobros ni acarreos por la pandemia, la Ciudad permaneció con el método de los cospeles y monedas para los parquímetros y las 30 grúas que recorrían las calles a la pesca de los autos en infracción para llevarlos a las tres playas activas.La nueva reglamentación contempla la separación de los dos servicios que funcionan de manera conjunta en la actualidad: el sistema de estacionamiento medido, con los parquímetros y las ticketeadoras, y el de las grúas”Ahora, la nueva reglamentación contempla la separación de los dos servicios que funcionan de manera conjunta en la actualidad: el sistema de estacionamiento medido, con los parquímetros y las ticketeadoras, y el de las grúas, que está controlado por las empresas Dakota y BRD con contratos que están vencidos desde hace 20 años.
Para el primer caso, se dispuso que el sistema de cobro por el estacionamiento pase a manos del Estado que, a su vez, deberá reemplazar los parquímetros y las ticketeadoras por un mecanismo de pago basado en el uso de plataformas.
En ese sentido, la principal opción que se propuso es el chat del Gobierno porteño, llamado Boti, que funciona a través de WhatsApp, mediante el cual se podrá cargar la patente del vehículo para generar el abono del estacionamiento; no obstante incorpora el uso de otras alternativas de pago digital a futuro.Además, se estableció que los vecinos residentes queden exceptuados del pago de la tarifa por estacionar en un rango de hasta 300 metros de distancia de su domicilio y fijó un cobro especial que se activará en determinadas zonas y días que estén afectados a eventos de concurrencia masiva, como espectáculos deportivos y musicales.
Respecto del esquema de grúas, la ley aprobada por los diputados en el recinto contempló un llamado a licitación por diez años del servicio, y llevó de dos a tres las zonas de concesión para la Ciudad.

Para Neira, los cambios son “meramente recaudatorios”
“La ley que se votó hoy es la continuidad de una política del Gobierno de la Ciudad que, en vez de trabajar por una política integral de tránsito y transporte, carece absolutamente de plan y es meramente recaudatoria”, dijo la legisladora porteña del Frente de Todos Claudia Neira.
Las declaraciones de Neira fueron realizadas luego de la sanción en la Legislatura del actual sistema de estacionamiento a partir de la eliminación de parquímetros y máquinas expendedoras de tickets y su reemplazo por un cobro a través de aplicaciones como WhatsApp; así como cambios en el servicio de grúas para que cubran todos los barrios.
En ese sentido, consideró que “si bien se dio un paso en un sentido positivo, al separar al sistema de grúas del sistema de cobro”, cuestionó “la continuidad de la extensión del sistema de estacionamiento medido sin datos urbanísticos serios, sin criterios de densidad, parque automotor, oferta de estacionamientos privados y públicos hace que sea un sistema sin planificación y sólo persiga fines recaudatorios”.
“Lo que propusimos junto con el diputado Eugenio Casielles era algo tan sencillo como definir que el acarreo se aplique sólo para los casos de fuerza mayor o cuando se obstruya la circulación en el espacio público, pero no para aquellos sectores autorizados por parquímetro, donde los vehículos no estorban ni obstaculizan”, dijo.
Y agregó que “incorporar esta modificación hubiera permitido definir una política no recaudatoria, pero el oficialismo se negó a tratarlo”.

Etiquetas: