1 / 2

Elton John criticó a una funcionaria británica por sus dichos sobre inmigrantes LGBTQ+

destacada

El cantante británico Elton John y su esposo, el cineasta David Furnish, expresaron su indignación con las recientes declaraciones de la ministra del Interior, Suella Braverman, sobre las solicitudes de asilo para la comunidad LGBTQ+.

Desde la que lidera, “Elton John AIDS Foundation”, el artista se mostró profundamente preocupado y señaló que los comentarios de Braverman podrían incitar al odio y la violencia hacia los homosexuales.

Además de expresar su crítica, John está liderando esfuerzos para crear conciencia sobre la importancia de apoyar y proteger a la comunidad LGBTQ+ en cuestiones de asilo, consignó este miércoles el diario británico The Independent.

La controversia se centra en las declaraciones hechas este martes por Braverman en un discurso en Washington DC, en el que argumentó que “simplemente ser gay o mujer” no debería ser suficiente para garantizar protección bajo las leyes internacionales para refugiados.

La retórica provocó una ola de críticas, con activistas y políticos tachando a Braverman de insensible y peligrosamente desinformada.

Más críticas por los dichos de Braverman

Además de Elton John, otros defensores de los derechos y líderes políticos no tardaron en alzar la voz.

Andrew Boff, un prominente miembro del grupo conservador LGBT+ y miembro de la Asamblea de Londres, denunció las declaraciones de Braverman como una táctica de “política de silbato para perros”, insinuando que está apelando a los prejuicios de una base más conservadora, según el medio británico.

El rechazo hacia los dichos de Braverman no proviene solo de la oposición o de activistas, sino que también hay críticos dentro de su propio partido.

Varios conservadores de alto rango expresaron su frustración y preocupación, temiendo que tales comentarios dañen la imagen del partido y alejen a los votantes.

Un aspecto especialmente alarmante es la percepción de que Braverman está manipulando un tema tan delicado para ganar puntos políticos.

Ben Bradshaw, del Partido Laborista, sugirió que las declaraciones de Braverman tenían la intención de cortejar a una base del Partido Conservador que se inclina más hacia la derecha.

En su discurso, la ministra del Interior sugirió cambios significativos en la Convención de la ONU sobre Refugiados.

Según ella, las políticas actuales son demasiado generosas con los inmigrantes y abogó por una revisión de las mismas.

También criticó el multiculturalismo y lo tachó de fracaso, afirmando que la inmigración descontrolada presenta un desafío existencial para Occidente.

Un diputado conservador criticó a Braverman, describiendo sus comentarios como una “tontería cínicamente fabricada” y sugirió en declaraciones a Independent que debería concentrarse en su trabajo.

Otros insinuaron que sus acciones buscan posicionarse dentro de su partido.

A su vez, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) defendió la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y contradijo las afirmaciones de Braverman sobre las condiciones para ser considerado refugiado debido a la orientación sexual.

Etiquetas: