90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Grindetti: “Hoy tenemos una lucha épica que es vencer al coronavirus, todos juntos”

destacada

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti, sostuvo que la Argentina enfrenta el “peor enemigo que haya tenido”, con “una lucha épica” que es “vencer al coronavirus todos juntos”.
“Tenemos una lucha épica que es vencer a este enemigo que debe ser el peor enemigo que tuvimos en la historia de la Argentina y que de la única forma que lo vamos a vencer es todos juntos. Si hay un lugar donde no tiene que haber grieta es esto”, dijo el intendente de Juntos por el Cambio en una entrevista con Télam.Las declaraciones de Grindetti llegan un día después de la reunión que mantuvo el referente de la oposición junto al resto de los intendentes del conurbano bonaerense con el presidente Alberto Fernández y sus funcionarios en Olivos.
El vicepresidente del PRO bonaerense y parte de la conducción del PRO nacional explicó además cómo se recompone esa fuerza dentro de la alianza de Juntos por el Cambio, se definió a sí mismo como “la antítesis del Newman” y explicó por qué le parece “más gratificante” su actual tarea como intendente que los ocho años en el gobierno nacional, provincial, porteño y municipios.
Dice que desde el lugar que ocupa puede “llevarle a los vecinos la tranquilidad de que hay distintos niveles de gobierno que están trabajando en conjunto, más allá de las diferencias ideológicas, del origen de cada uno”.Télam:¿Cuál es la situación en Lanús?
Néstor Grindetti: Los tres hospitales son provinciales, pero trajimos propuestas de camas para los pacientes que no estén tan comprometidos y estamos definiendo el lugar para hacer un hospital de campaña que sumaría 20 camas. Por otro lado, tenemos el SAME, que pasó de atender un promedio de 120 llamadas diarias a cerca de 800. Es gente está muy entrenada para hacer testeo telefónico entonces la necesidad de ir atenderse baja muchísimo.T: Usted manejó ocho años las finanzas de la Ciudad. ¿Cree que las ciudades y el mundo serán igual después de esta pandemia?
NG: Creo que va a traer un nuevo ordenamiento mundial, en lo económico va a ser como la salida de la guerra. Inglaterra y Estados Unidos eran países que venían cerrándose, y todo se va a cerrar todavía más. Vamos a ver qué pasa cuando la economía resurja, qué pasará con el dólar o la moneda china, cuál será la moneda fuerte. Pero el mundo está globalizado, no sé qué va a pasar pero creo que será una estructura económica nueva.T: ¿Como uno de los fundadores del PRO, dónde ve hoy el partido?
NG: Se está empezando a discutir la estrategia general del PRO respecto de nuestra identidad, hacia dónde queremos seguir transitando desde el punto de vista ideológico, hay cuestiones estratégicas para definir.T: ¿Y con sus socios de Juntos por el Cambio?
NG: La cuestión primordial es que no se rompa, mantenernos unidos. Y la otra es crecer. Porque si nosotros no sostenemos lo que tenemos, vamos a perder de nuevo. Creo que el gran desafío es dejar que las secciones y los distritos definan sus candidaturas, abrir la puerta a quien se quiera acercar dentro de nuestro valores e ideas, y habilitar las internas. No tienen que definirse listas desde un lugar centralizado.T: ¿Hay una crisis de liderazgo?
NG: No. Pasa que no es lo mismo un espacio político cuando tiene un organigrama oficial que lo ordena, que cuando sos oposición y tenés el proyecto de volver. Hoy el PRO tiene la importancia que tuvo siempre, bajo el liderazgo de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, pero con los radicales moviéndose con sus propias ambiciones, y eso está bien. El coronavirus paró un poco todo, pero nos estamos dando el proceso necesario para la reconversión ante este cambio.T: ¿Prefería manejar las finanzas de una ciudad como Buenos Aires o el día a día de un municipio como Lanús?
NG: Primero quiero decir que soy la antítesis del (Colegio Cardenal) Newman. Vengo de una familia muy humilde de Lanús y fui a la universidad pública. Como vengo bien de abajo, la adaptación al territorio no me costó nada. Además, cuando sos ministro y manejás la caja, ves solo una partecita de la cosa, pero cuando sos el intendente ves la obra hasta el final. Tapaste un bache, hiciste un puente, una salita, tiene un punto final y es al lado del vecino. Por eso en términos de satisfacción de tarea cumplida ser intendente es mucho más gratificante que ser ministro de Economía. Fui a negociar colocación de deuda porteña a los mercados internacionales. Está bien, pero que un vecino te vea en la calle y te felicite por algo que hiciste, en términos de tarea cumplida es más redondito.T: ¿Es una mancha ser del PRO en un mar de peronismo en el sur del conurbano?
NG: (Se ríe). Tengo muy buena relación con mis vecinos, aprendí mucho de ellos. Y es recíproco, tenemos un diálogo importante. Aunque estemos en las antípodas de pensamiento, ser intendente no es una cuestión ideológica porque hay que tapar el bache bien y barato. Entonces discutir ideología queda para el café.

Etiquetas: