90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

‘Horacia Eduarda’: Un argentino cambia de sexo en su DNI, para que la Justicia le permita ver a su hija

destacada

Su nombre era Eduardo Becerra y tiene una restricción perimetral por denuncias de su expareja. Organismos estatales consideran que hizo un mal uso de la ley de género.

“No me quiero operar ni vestir como mujer, solo quiero ver a mi hija”. Así explicó un argentino de 50 años su decisión de cambiar de género y de nombre en su documento de identidad, debido a que tiene una restricción de acercamiento a la niña por denuncias de violencia presentadas por su expareja. 

Horacio Becerra, oriundo de la provincia sureña de Neuquén, pasó a llamarse ‘Horacia Eduarda’, y cree que de esa manera la Justicia le permitirá ver a su hija al ser considerada otra “mamá”. 

Yo quería con todo anhelo ser mujer para ver a mi hija. Quiero tener los mismos que la mamá”, señaló Becerra al ser consultado sobre su determinación.

La Ley de Identidad de Género de Argentina (26.743) rige desde 2012 y permite que las  trans sean tratadas de a su identidad autopercibida e inscritas en sus documentos personales y otros con el nombre y el género.  

Sin embargo, en este caso, organismos estatales y provinciales señalaron que Becerra y las autoridades del hicieron un mal uso de la normativa. 

“Repudiamos enfáticamente la acción realizada por una persona que reconoce haber modificado su género con el único fin de volver a contactarse con su hija, respecto de quien posee una restricción judicial, como él mismo ha reconocido”, manifestaron desde la Subsecretaría de Diversidad de Neuquén. 

Para Mariana González, abogada y asesora legal de la Subsecretaría, “conductas como la señalada constituyen una afrenta a los humanos reconocidos por la ley”. Además, “alteran los valores que sostienen” la normativa generando una distorsión que no debe ser permitida ni tolerada por los órganos de aplicación”, indicó.  

Por su parte, la directora General de Promoción de Derechos, Alejandra Rodríguez Carrera, consideró que “este tipo de actos constituyen una degradación a la historia y las acciones sostenidas históricamente por el colectivo LGBT+”.

Becerra no dio explicaciones sobre las denuncias por presunta violencia de género que pesan en su contra, pero argumentó que en la Justicia siempre tuvo “todas en contra por ser varón”.  

“Ahora somos dos mamás”, afirmó el protagonista del caso y agregó que, a partir del contexto actual, si su expareja quiere volver a denunciarlo deberá “presentar pruebas”.