1 / 2

Imputaron a padres del “Salteño” Villazón por amenazas a familiares del niño asesinado

destacada

Los padres de Cristian “Salteño” Villazón (25), el sindicado narco del asentamiento “Los Pumitas” de Rosario cuya casa fue baleada por una banda rival y derivó en el asesinato de un niño de 11 años, fueron imputados con prisión preventiva por dos años por amenazas a los familiares de la víctima y tenencia ilegal de armas, informaron fuentes judiciales.

En la misma audiencia, realizada este jueves en el Centro de Justicia Penal de Rosario, fue acusado con prisión preventiva un miembro de la banda, identificado como Walter Segovia, pero por comprar una robada y amenazar a unos vecinos para que lo dejaran esconder en su casa tras una persecución policial, agregaron los informantes.

Los tres fueron el lunes pasado, el día siguiente al asesinato de Máximo Gerez (11) y las heridas de tres primos suyos, cuando los familiares de los chicos derrumbaron una vivienda de los Villazón señalada como búnker de venta de drogas.

La fiscal María de los Ángeles Granato acusó a Juan José Villazón, padre de Cristian, y a su madre Claudia del Carmen Campos, por las amenazas a familiares de “Maxi” el domingo 5 de marzo, horas después del asesinato del chico.

Según la investigación, Máximo y sus primos estaban tomando algo en la calle en las primeras horas del domingo junto a sus familiares, cuando un grupo de personas pasó por el lugar y disparó contra una casa de la familia Villazón.

Como consecuencia de la balacera fue asesinado Máximo Gerez y tres primos suyos, menores de edad, resultaron heridos.

Para el fiscal que investiga el crimen, Adrián Spelta, el ataque se produjo en medio de una disputa territorial de bandas del narcomenudeo que operan en la zona noroeste de Rosario.

La pesquisa apunta a un grupo liderado por un preso llamado Alexi “Araña” Ibáñez, cuya celda en la cárcel santafesina de Piñero fue allanada el martes.

Según la acusación de la fiscal Granato, Villazón padre y su pareja, Campos, amenazaron a familiares cercanos de Máximo el mismo domingo del crimen, “con el propósito de causar temor”.

Además, los imputó por la tenencia ilegal de una pistola calibre 22 y 15 cartuchos calibre 38 que les secuestraron el lunes 6, mientras un grupo de vecinos y familiares del niño se manifestaba en la casa de los Villazón, que saquearon y luego demolieron.

El presunto líder de esa clan familiar, Cristian Villazón, cumple desde septiembre del año pasado una condena a 15 años de prisión por un triple homicidio de familiares de otro narco de la zona, recordaron fuentes judiciales.

En tanto, también fue imputado hoy con prisión preventiva por dos años Walter Rodrigo Segovia, el lunes junto a los padres del “Salteño”.

La fiscal Granato le adjudicó haber comprado en marzo de 2020 una motocicleta Honda 125 “a sabiendas” de que era robada, y que tenía pedido de captura desde diciembre de 2019.

Por ese hecho, le imputó el delito de encubrimiento agravado por ánimo de lucro, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA) santafesino.

Además, la fiscal le atribuyó a Segovia haber ingresado a un domicilio particular de Pasaje San José al 2500 de Rosario sin el consentimiento de los propietarios, mediante una amenaza con una pistola calibre 22.

Según la investigación, el miembro de la banda del “Salteño” Villazón buscaba refugio de una persecución policial.

La jueza de la audiencia, Silvana Lamas, aceptó la imputación y les dictó prisión preventiva por dos años a los tres acusados.

Etiquetas: