1 / 2

Irán comenzó a producir uranio enriquecido al 60%

destacada

Irán comenzó a producir uranio enriquecido a un 60% en una planta en Fordo, un nivel por encima de la cota de 3,67% fijada por el internacional de 2015 sobre el programa nuclear de Teherán que tuvo múltiples inconvenientes para su cumplimiento, entre ellos la deserción de Estados Unidos durante el de Donald Trump (2017-2021).

La fue revelada por la agencia de prensa Isna, un emprendimiento periodístico integrado y dirigido por estudiantes universitarios iraníes frecuentemente considerado por medios occidentales como una de las organizaciones de medios más independientes y moderadas en Irán.

El pacto acordado entre Irán y las grandes potencias busca impedir que Teherán se haga con una bomba atómica, algo que el país siempre ha negado.

Sin embargo, después de que Estados Unidos se retiró unilateralmente del y restableció las sanciones contra Irán, Teherán comenzó a desligarse progresivamente de sus obligaciones.

Anuncio iraní

En abril de 2021, Irán había anunciado que comenzó a producir uranio enriquecido a un 60% en la planta de Natanz, en el centro del país, acercándose al nivel del 90% necesario para fabricar una bomba atómica.

“Irán comenzó la producción de uranio enriquecido por primera vez en Fordo”, indicó ahora la agencia, citada por AFP, Europa Press y Sputnik.

Esta planta subterránea situada a 180 kilómetros al sur de Teherán fue reformada para mejorar su capacidad.

Irán anunció el lunes último que tomará de represalia contra el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) después de que el ente de la ONU adoptara una resolución sobre la falta de cooperación de Irán, una iniciativa presentada por Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Naser Kanani, afirmó que la resolución recientemente aprobada por la Junta de Gobernadores del OIEA persigue “fines políticos” y va en contra de Irán. En respuesta, agregó el diplomático, Teherán decidió el domingo implementar “ciertas medidas” en los sitios de enriquecimiento de Natanz y Fordo.

.

En un informe anterior, el OIEA había señalado que Irán “ha seguido realizando actividades de enriquecimiento que no se ajustan a su plan” presentado en 2016.

Desde el 23 de febrero de 2021, consta en ese documento, el OIEA “no ha tenido acceso a los datos y los recopilados por su equipo de vigilancia utilizado para vigilar las centrifugadoras y la conexa en almacenamiento, y desde el 10 de junio de 2022, cuando este equipo fue retirado, no se han realizado más tareas de monitorización”.

El OIEA ha tenido acceso periódico a las plantas de Fordo y Natanz, pero desde el 23 de febrero no ha podido acceder diariamente a esas instalaciones, según lo solicitado.

Etiquetas: