90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Juntos por el Cambio: vaivenes de la puja Macri-Rodríguez Larreta y presión de la UCR

destacada

Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño -único distrito gobernado por el PRO- apareció como una figura clave en la discusión de poder interno de la alianza opositora.
La principal coalición opositora, Juntos por el Cambio (JxC), llega a las PASO de este domingo con la puja declarada entre Mauricio y Horacio Rodríguez Larreta por el liderazgo hacia 2023, pero también por los equilibrios entre las fuerzas que la integran, en un contexto marcado por la aspiración del radicalismo de disputarle al PRO la hegemonía del espacio.
El proceso de búsquedas de nuevos liderazgos tras los cuatros años de gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada (2015-2019), comenzó en la alianza opositora la misma noche de la derrota electoral de hace casi dos años ante el Frente de Todos, que ubicó al fundador del PRO como el único de la historia política argentina en no ser reelegido.
Esa elección también implicó, en la provincia de Buenos Aires, una resonante victoria del actual Axel Kicillof sobre su antecesora María Eugenia Vidal, ahora convertida en precandidata a diputada nacional por la de Buenos Aires.
En ese escenario, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño -único distrito gobernado por el PRO- apareció como una figura clave en la discusión de poder interno de la alianza opositora, cuando su mentor, Mauricio Macri, insinuaba alejarse de la política activa y hasta coqueteaba con la idea de mudar su residencia fuera del país.Las PASO de este domingo implican un primer escalón del enfrentamiento por el liderazgo futuro”
El alcalde porteño nunca ocultó sus ambiciones presidenciales y, de hecho, jugó fuerte en la puja interna por las precandidaturas rumbo a las PASO y a las generales legislativas del 14 de noviembre en dos de los principales distritos del país: CABA y provincia de Buenos Aires.
Larreta se declaró ganador de esta primera pelea de poder interno contra Macri, al imponer a la exgobernadora, María Eugenia Vidal, y a su exvicejefe de Gobierno, Diego Santilli, para cabezar las listas a nacionales en CABA y en la provincia de Buenos Aires, respectivamente.
Esta movida implicó ruidos internos (Vidal se mudó de provincia a Federal y Santilli hizo el camino inverso) y también provocó que, en pos de la “unidad” partidaria, aunque no sin resistencias, finalmente declinaran sus postulaciones los candidatos de Mauricio Macri: su primo Jorge ( de Vicente López y quien aspiraba encabezar la lista en territorio bonaerense), y Patricia Bullirch, mano derecha del expresidente y titular del PRO, que quería liderar la boleta porteña.En su debut en la arena política, Manes -quien tampoco oculta sus intenciones presidenciales- logró el respaldo de las principales figuras del radicalismo”
Pero a las diferencias en el PRO, se sumó otro condimento: la intención de la de pelearle a sus socios macristas la hegemonía del espacio, luego de sentirse relegada a “furgón de cola” durante los cuatro años de mandato de Macri, en los que, junto a la Coalición Cívica, quedó marginada de las decisiones más gravitantes de aquel gobierno.
La principal novedad política la marcó la irrupción del neurólogo radical Facundo Manes, cuya decisión de convertirse en candidato bonaerense generó una ilusión en el centenario partido de volver a disputar lugares de poder en distritos trascendentes.
En su debut en la arena política, Manes -quien tampoco oculta sus intenciones presidenciales- logró el respaldo de las principales figuras del radicalismo, como el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el diputado nacional y titular del Comité Nacional, Alfredo Cornejo.
Más allá del resultado de estas primarias, lo que está claro es que el radicalismo mira hacia 2023 con ansias de poder, tras dos décadas sin un radical al mando de la Casa Rosada y luego de la fracasada experiencia de Fernando de la Rúa, quien renunció a la Presidencia de la , en medio de la peor crisis económica y social que haya conocido el país.El contundente triunfo obtenido en por Gustavo Valdés fue asumido por los boina blanca como un impulso” 
Con Morales, Cornejo, el senador nacional Martin Lousteau y, el último en anotado, Manes, a la cabeza, los radicales buscan tener varias figuras en condiciones de ser presidenciables y no se quieren resignar a un rol de socio menor en la alianza opositora.
El contundente triunfo obtenido en Corrientes hace algunas semanas por el gobernador radical, Gustavo Valdés, quien logro su reelección por amplio margen, fue asumido por los boina blanca como un impulso en esa pelea.
Las PASO de este domingo implican un primer escalón del enfrentamiento por el liderazgo futuro.Macri, como jefe de los denominados “halcones”, propone un partido más volcado hacia posturas conservadoras y de derechas, de confrontación extrema con el oficialista Frente de Todos, mientras Larreta es partidario de ampliar el espacio a otras expresiones y tiene tendencia a mostrarse más moderado en sus cuestionamientos al Gobierno de Alberto Fernández, encarnando así a las “palomas” del partido.Los resultados de las PASO comenzarán a delinear cuál de las dos es la más eficaz en términos de votos, sobre todo, en momentos en que una franja del electorado de JxC es seducida desde fuerzas con posturas de extrema derecha, con referentes como Javier Milei, en Capital Federal, o José Luis Espert, en la provincia de Buenos Aires.

Etiquetas: