90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

La economía británica continúa contrayéndose, pero muestra signos de recuperación

destacada

La actividad económica del Reino Unido continuó contrayéndose en mayo de forma alarmante, aunque con pequeñas mejoras en comparación a la caída sin precedentes registrada en abril, como consecuencia de las medidas de confinamiento para enfrentar la pandemia de coronavirus, según una encuesta privada.
De acuerdo a los datos compilados por la consultora IHS Markit y el Chartered Institute of Procurement & Supply (CIPS), la economía británica mostró que la producción de servicios y la industria manufacturera disminuyó a su segundo ritmo más rápido desde que se registró por primera vez el índice PMI en 1998.
El mes pasado la actividad económica en el Reino Unido registró una “caída récord”, según el mismo índice y tocó su mínimo histórico debido al freno en la industria manufacturera y los servicios por la crisis.
Este índice de producción cayó a 12,9% en abril, su nivel más bajo desde su creación, frente a 36% en marzo, mientras que en mayo aumentó a 28,9%, pero sigue aún muy por debajo de 50%, el límite que marca el estancamiento.
Sin embargo, la encuesta mostró que en mayo los dos sectores más importantes de la economía registraron una mayor actividad en el transcurso del mes respecto de abril.
Las empresas también informaron de una grave escasez en la creación de nuevos puestos de trabajos y muchas de ellas expresaron su temor en la demora de una recuperación, aunque el optimismo repuntó levemente.

“La economía del Reino Unido sigue firmemente atrapada en una situación sin precedentes con una fuerte caída de la actividad empresarial y el empleo que continúa cayendo a un ritmo alarmante en mayo”, dijo en un comunicado Chris Williamson, economista y jefe de negocios de IHS Markit.
Agregó que, sin bien el ritmo disminuyó respecto al colapso récord de abril, registró una segunda mayor caída mensual de la producción y los empleos como nunca antes visto en los últimos 22 años.
Dijo que las empresas de viajes y turismo, hoteles, restaurantes y fabricantes de los bienes de consumo como el sector de la indumentaria siguen siendo los más afectados.
“La relajación de las restricciones en los próximos meses debería ayudar a impulsar la actividad en algunos sectores antes del verano”, subrayó el economista.
Sin embargo, sostuvo que el Reino Unido parece que va a a tener una recuperación notablemente lenta, dado un probable menor ritmo de apertura de la economía en relación con otros países que han tenido menos problemas con la pandemia y con menos cantidad de casos.
Por otro lado, explicó que por las restricciones relacionadas con el virus, la inseguridad laboral generalizada y la débil demanda se verá exacerbada por la incertidumbre sobre Brexit, por lo que se espera que el PIB caiga casi un 12% en 2020.
Para Duncan Brock, director de Grupo del CIPS, un menor alivio en la crisis comparado con el del mes pasado, sólo sirven para resaltar la profundidad de la caída y no indica que el camino está despejado para una mejora en los sectores de la industria y los servicios.
“Este mes se ha producido otra fuerte caída en la actividad comercial general, superando por tercera vez las tasas de disminución observadas durante la crisis financiera mundial en 2009. No hay nuevos pedidos, los locales están cerrados y el personal que no puede volver al trabajo”, resaltó.
Según Brock, a medida que los sectores se preparan para un mayor alivio de las restricciones surge también el peligro de una segunda ola de infecciones que amenazan la salud de la población debilitando aún más la confianza de los consumidores.

Etiquetas: