90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

“La educación ambiental será un eje de la gestión, al igual que la aplicación de la ESI”

destacada

“El ministro de tocó varios temas como el salario docente, posibles cambios en las currículas, la formación técnica y la capacitación de maestros. También, rechazó la idea de “meritocracia”, mientras se trabaja contra la desigualdad y la deserción escolar.

En la oportunidad, el funcionario analizó un gran número de temas relacionados a la educación en el .

La educación tanto en el país como en la está atravesada por un complejo entramado en el que las fortalezas y oportunidades se chocan con las debilidades y necesidades. El sector comprende un universo integrado por docentes, alumnos, padres y el Estado, que no está eximido de la realidad económica.

La pandemia obligó a tomar decisiones abruptas que a su vez obligaron a adaptar todo el sistema educativo de presencial a virtual con la complejidad que eso significó y que implicó desnudar la brecha digital. Sin embargo, se logró durante la cursada del ciclo lectivo y la presencialidad en 2021 parece llegar para quedarse. De hecho, Lineras aclaró que “no habrá extensión de días de clase a sábados ni se agregarán horas a la cursada”.

En contraste, sí habrá “recupero de contenidos”. El ministro asegura que “no hay algo que un alumno no haya aprendido en primer grado que no pueda aprenderlo en segundo. Ni uno de segundo que no pueda aprenderlo en tercero”. De esta manera, defendió la idea de que “no se repita primer grado”, y la razón proviene de diversos estudios en la temática. “Nos tiene que llamar la atención que los niños que repiten primer grado siempre sean de bajos recursos, y que no reciben una alimentación adecuada”, manifestó.

Los sindicatos y el salario

Una de las cuestiones tratadas tiene que ver con la relación con los . El funcionario aseguró que citó a reuniones a todos ellos por separado para conocer sus demandas: “Me pude reunir con la mayoría, y coincido prácticamente en todos sus planteos”, aseguró.

El ministro, quien llegó al ministerio luego de 20 años de trayectoria en el mundo universitario, reconoce que el salario docente es una demanda central: “Mi esposa se jubiló con un salario docente, así que conozco de cerca lo ingrato que es y la diferencia que existe entre el poder adquisitivo del docente y la canasta familiar”.

Sin embargo, aclaró que solucionar la problemática “llevará tiempo, pero queremos ir en ese camino, puede durar entre unos 5 y 6 años, además de que la situación macroeconómica no permite un ajuste de shock de la magnitud que quisiéramos. Pero una de las metas que tenemos como gobierno para este año es que el porcentaje de incremento del salario docente supere el de la inflación”.