90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

La industria tuvo en septiembre su primer crecimiento interanual y consolida la recuperación mensual

destacada

La mejora registrada en septiembre es la primera suba interanual del año.
La producción fabril durante septiembre registró su primer incremento interanual de acuerdo con el reporte de la Unión Industrial Argentina (UIA), y consolidó la secuencia de recuperación intermensual, lo que se refleja también en los indicadores que viene difundiendo el Indec sobre actividad industrial y uso de la capacidad instalada.
La mejora registrada en septiembre es la primera suba interanual del año, tras las fuertes bajas observadas en los primeros meses de la pandemia, y de esta forma, el acumulado de los primeros nueve meses del año marcó una baja de 9,6% respecto a igual período del 2019.
En similar sentido, ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) reveló que la utilización de la capacidad instalada de la industria fue del 60,8% en septiembre, con un crecimiento de 3,1 puntos porcentuales respecto al 57,7% de igual mes del año pasado.
Esta suba tuvo correlación con la mejora de la actividad industrial del 3,4% registrada también en septiembre contra igual mes de 2019, que quebró una racha de ocho meses consecutivos en baja.
Kulfas destacó los consensos que se están generando entre sindicatos, empresas y Estado en la industria automotriz.
A partir de esta tendencia, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, sostuvo este martes que “la recuperación de la industria no es casualidad, hay políticas públicas pensadas para el desarrollo”, al exponer en el primer Congreso Industrial organizado por Industriales Pymes Argentinos (IPA).
Kulfas dijo que el Gobierno apunta “no solo a recuperar la economía sino también a plantear un escenario de crecimiento por una década y más si es posible”, para lo cual consideró necesario “generar los consensos para crecer de manera sostenida y a largo plazo” a través del Acuerdo Económico y Social.
Al respecto, destacó los consensos que se están generando entre sindicatos, empresas y Estado en la industria automotriz y dijo que son “un claro ejemplo de cómo pueden convivir más exportaciones de autos con más proveedores nacionales, lo que representa más trabajo argentino, más empleo, más innovación y más uso de las capacidades tecnológicas”.
El ministro resaltó los programas de financiamiento por más de $500.000 millones destinado a las pymes y el compromiso de los empresarios para que “no falte ningún insumo sanitario” durante la emergencia sanitaria.La recuperación de la industria no es casualidad, hay políticas públicas pensadas para el desarrollo”Matías Kulfas
En estos meses, “hubo un proceso de gran inclusión financiera donde decenas de micro y pequeñas empresas que nunca habían accedido a financiamiento lo hicieron por primera vez y en este contexto tan complejo”, consideró Kulfas.
Por sectores, el informe de la UIA observó que en septiembre se produjo un “desempeño dispar” en la actividad, destacándose la cuarta suba consecutiva interanual en sustancias y productos químicos (17,6%); y en el sector automotor (16,1%), que logró su primer incremento luego de dos años.
También tuvieron alzas en septiembre los segmentos de minerales no metálicos (15,3%), impulsado por todos los subrubros a excepción del cemento y el yeso, alimentos y bebidas (3,9%), productos del tabaco (7,8%) edición e impresión (2,2%), caucho y plástico (6,1%).
No obstante, existe un bloque que todavía no logró superar los niveles registrados durante 2019, en los que se destacan los rubros de industrias metálicas básicas con una caída del 19,7%; aluminio y acero, con mermas interanuales de 38,7% y 11,9%, respectivamente, aunque registraron mejoras respecto a los meses previos; y refinación del petróleo que descendió 17,8% y textiles 19,2%.
El informe de la UIA observó que en septiembre se produjo un “desempeño dispar” en la actividad, destacándose la cuarta suba consecutiva interanual en sustancias y productos químicos.
Pablo Dragún, director del Centro de Estudios de la UIA, explicó a Télam que “más allá de las cifras generales, hay heterogeneidades dentro de los rubros y obviamente entre las propias empresas, lo que provoca cierta dispersión que en el agregado de producción no se nota”.
Si bien advirtió que ayudó a este primer desempeño positivo “la base de comparación más baja como resultado del impacto de la fuerte devaluación posterior a las elecciones primarias de agosto de 2019”, el titular del CEU destacó el crecimiento intermensual “por la apertura de más actividades y un consumo que empezó a traccionar”.
Otro tema que Dragún resaltó de la realidad industrial es “la rentabilidad, ya que hubo cierto costo de incremento por protocolos, transporte, cuestiones financieras que inciden en la situación de las empresas, porque estas muestran reflejan la producción pero no cuánto se ganó ni cuánto costó”.
“La progresiva normalización de la actividad en el ámbito de AMBA en octubre y noviembre podría favorecer esta tendencia en todo el país, sobre todo en aquellas actividades integradas a cadenas con presencia mayor en Buenos Aires”, agregó el economista de la UIA.
El directivo también señaló que “se observa una recuperación de la actividad fragmentada entre sectores y regiones”, frente a lo cual “será fundamental la estabilidad macroeconómica y el impulso al mercado interno para consolidar y extender esta incipiente recuperación hacia todos los sectores”.
Por último, de cara al corto y mediano plazo, Dragún dijo que habrá que ver cómo impactó en los números actuales “un eventual acuerdo con el FMI, la consolidación de la baja de la brecha cambiaria, así como el desarrollo de una segunda ola de coronavirus en el hemisferio norte” que podría afectar la demanda externa de la producción local.

Etiquetas: