1 / 2

Lala Pasquinelli: “Le piden a Shakira sororidad pero hay una confusión en estos conceptos”

destacada

El debate sobre la sororidad y sus alcances fue puesto de manifiesto por feministas argentinas al responder a las críticas que surgieron por el nuevo tema que, bajo el título “BZRP Music Session #53”, la cantante colombiana Shakira difundió hoy en medios digitales y redes sociales, donde hace una abierta alusión a la separación con el exfutbolista Gerard Pique.

El tema, cantado por Shakira en colaboración con el DJ y productor argentino Bizarrap, está dirigido abiertamente a su expareja, el exfutbolista español Gerard Piqué, y su nueva pareja y ya fue escuchada 45 millones de veces anoche y produjo múltiples reacciones, a favor y en contra.

“Le piden a Shakira sororidad, pero hay una confusión con estos conceptos, la sororidad no es que tenemos que ser buenas con todas las mujeres, aún con las que nos traicionan o las que nos hacen daño, aunque de hecho no sabemos si ese es el caso”, dijo a Télam Lala Pasquinelli, fundadora del proyecto “Mujeres que no fueron tapa”.

Pasquinelli se pregunto la razón por la que se le exige sororidad a Shakira y eventualmente no se lo exigimos a la otra o no somos nosotras eventualmente sororas con Shakira”.

La fundadora de “Mujeres que no fueron tapa”, un proyecto que tiene entre sus objetivos “mostrar la forma en la que la masiva reproduce y construye estereotipos de género y mandatos”, aseguró además que “es su experiencia de vida y el arte que ella puede hacer con lo que le pasó, ella nunca se posicionó como un ícono del feminismo”

Por su parte, la divulgadora digital de contenidos Florencia Freijo y “antropólogxs” del Panóptico de Género, plasmaron un análisis en Instagram sobre cuestiones de género que deja entrever la letra de la canción.

“Shakira cantó sin miedo de ser la mala, sin importarle el mote de despechada, sin quedarse callada” y está “haciendo justicia por mano propia”, dijo Freijo y destacó que con la canción, se “educa a un montón de jóvenes a que no se distraigan por una ‘cara bonita’, ‘mucho gimnasio’”

“¿Qué pasa en la sociedad que salen a criticar a Shakira y hay un montón de otros artistas varones que hablaron sobre sus ex incluso en términos que roza el femicidio o la violencia de género y no saltan con los tapones de punta? ¿Qué genera eso en la sociedad hablando todos alarmados de sororidad cuando nadie parece espantarse por otras cosas?, eso falta abordar”, dijo a Télam la antropóloga Agustina Kupsch también de Panóptico de Género.

Shakira (45) y Piqué (35) anunciaron su separación en junio de 2022, luego de más de una década juntos y dos hijos en común, Sasha y Milán, tras conocerse la infidelidad por parte del deportista.

Pasquinelli a su vez, recordó que hay “millones” de tangos escritos con “aplausos, medallas y besos para tipos despechados”, pero “para una mujer es imperdonable romper con el estereotipo de la ‘buena víctima’ que se queda en la casa llorando, triste y desahuciada, no hay permiso para eso ni para hablar de plata porque ella dice en un momento de la canción ‘las mujeres ya no lloran, ahora facturan’, algo que me parece espectacular”.

Por último, destacó que Shakira “pudo hacerse justicia a sí misma con esta canción”.

Concluyó que es importante “desmontar la propia misoginia de exigir a las mujeres que siempre tienen que hacerlo diferente, ser más buenas, tolerantes, sororas, (…) lo que jamás le exigimos a los varones”.

En el mismo sentido Kupsch señaló: “El feminismo no puede ser de ninguna manera punitivista ni poner una vara moral de cómo debemos actuar, no se le puede pedir a una mujer más sororidad porque el patriarcado nos ha dicho históricamente qué es lo que tenemos que hacer y cómo relacionarnos”.

Desde la cuenta de la red social Instagram Panóptico de Género señalaron que más allá del cuestionamiento acerca de “si es feminista o no el apuntar contra la actual pareja de un ex”, es “más relevante” destacar qué se está cuestionando y qué invisibilizando respecto de algunos mensajes que la cantante reveló en sus letras.

En ese aspecto, se refirieron a las frases “Me dejaste (…) con la prensa en la puerta y la en hacienda”, para reflexionar sobre el alto porcentaje de padres que, en Argentina, inclumplen en los pagos de las cuotas alimentarias y el desligue de las tareas de cuidados y los vínculos afectivos con sus hijos e hijas, según estudios realizados en el país y concientizaron acerca de que “muchas mujeres no inician acciones legales contra los padres por la condena social”.

En tanto, sobre la frase “las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan”, explicaron que “facturar y generar dinero es visto culturalmente como una ‘cosa de hombres’ porque se relaciona con la ambición y la salida del espacio privado”, y la ambición “no es valorada socialmente de igual manera para varones que para mujeres”.

La mujer ambiciosa es vista como “trepadora, oportunista” y el hombre ambicioso como “determinado, líder”, precisaron.

Sobre la “ambición” señalaron que “tiene que ver el poder” y “es muy importante que las mujeres desee tener poder, porque es la única forma de cambiar realmente las cosas”.

Por último, resaltó a la frase “Las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan” de la canción como un concepto probablemente pueda “educar” a cientos de miles de mujeres que “aún hoy se mantienen calladas y temerosas, creyendo que su no debería expresarse en dinero”.

Etiquetas: