90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Las bibliotecas populares llegan con una nueva edición del programa Libro %

destacada

Desde el viernes y hasta el domingo próximo, 1.900 representantes de bibliotecas populares de todo el país desembarcan después de dos años en la Feria del Libro de Buenos Aires, en el marco del programa Libro %, que organiza la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip), mediante el cual cada biblioteca recibe un subsidio para adquirir ejemplares en relación directa con las editoriales y a la mitad de su valor de venta al público.

Tras dos años en formato virtual por la pandemia, esta décimo séptima edición de Programa Libro % vuelve a reunir a las bibliotecas populares de manera presencial en La Rural a partir de una estatal de 168 millones de pesos que beneficia a 992 asociaciones civiles de todas las provincias del país. Cada biblioteca recibió un subsidio que durante los próximos tres días le permitirá ampliar su material bibliográfico en función de las realidades y demandas de sus comunidades.

“Después de dos años de pandemia, de tristezas, pérdidas, restricciones, volver a encontrarnos y hacer el rito de seleccionar los libros, acercarse incluso a escritoras y escritores, despierta una expectativa muy grande. Si bien hace 17 años que lo hacemos siempre se trata de un hecho nuevo, en el sentido de que siempre hay alguien que es su primera vez en la Feria del Libro, su primera vez en Buenos Aires”, dice a Télam María del Carmen Bianchi, presidenta de Conabip.

El beneficio económico prevé traslado, alojamiento y adquisición de ejemplares. Las bibliotecas que están más lejos, lógicamente, reciben más dinero que las que residen en de Buenos Aires para garantizar su participación, sin embargo hay un piso básico: 120.000 pesos para la compra de libros. Las compras se realizan en la Feria y son 250 editoriales las que adhieren al programa con el descuento de ejemplares al 50 % del valor del mercado.

A esa cifra mínima, explica Bianchi, se le suma lo “que traen las bibliotecas de lo que van juntando durante el año y de la propia que hace la comisión directiva en compra de libros. Se trata de una inversión gigantesca que realizan de manera colectiva, también algunas provincias aprovechan y dan subsidio especial. Depende de cada realidad la posibilidad del gasto que pueden hacer”:

¿Cómo impacta en la industria editorial este programa? “Cada año Libro % ha sido muy significativo para las editoriales”, asegura Bianchi, quien consultada por las demandas planteadas por el escritor Guillermo Saccomanno en la inauguración de la Feria (concentración de la industria del papel, altos costos para editar libros) considera que se trata de reclamos “muy razonables, como el monopolio que hay sobre el papel en dos empresas, que muy difícilmente tengan una política que prioriza la cuestión editorial o la bibliodiversidad”. Por eso cree que si la industria editorial toma fuerza en ese reclamo “todos los sectores que están involucrados en el libro lo acompañarían porque todos somos afectados”.

Como no suele ocurrir con todas las políticas públicas, Libro % es un programa que se viene sosteniendo a lo largo del tiempo, a pesar de las distintas gestiones y signos políticos. Para la titular de Conabip, que es un organismo dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación, su continuidad responde a “una cuestión que es muy fácil de aseverar y muy difícil de lograr: la bibliodiversidad. No sólo en el sentido de cómo se compra si no cómo representa los intereses de una comunidad y, a su vez, cuánto permite en relación a la elección que se puede hacer en una feria donde hay muchísimas editoriales respecto de lo que puede haber en una librería de un pueblo alejado”.

En este sentido, considera que “se ha sostenido en el tiempo porque es una propuesta que satisface en muchos sentidos las diversas realidades y porque permite a su vez, en el editorial, desarrollar propuestas que de otro modo serían muy complejas”.

Al mismo tiempo, señala Bianchi, es un “programa que se inscribe en la política de promoción de la lectura que llevamos a cabo durante todo el año con la participación de escritores y escritoras, con los bibliomóviles”, entre otras políticas que buscan acompañar y contribuir con las bibliotecas populares y el rol comunitario que asumen en sus distintos contextos. “Por supuesto que todo esto siempre y cuando la Conabip sea escuchada en el recinto de la Cámara de Diputados y luego en el recinto de la Cámara de Senadores de la Nación para que se le devuelva su fondo especial que le fue quitado por una ley de 2017 y que va a empezar a regir en diciembre de 2022”, advierte Bianchi. Se refiere al articulo 4° de la Ley 27.432 en el cual se indica que los organismos de fomento a la cultura dejarán de recibir sus asignaciones específicas a partir del 31 de diciembre de este año.

La Comisión Nacional de Bibliotecas Populares nació en 1870 propiciada por una ley de Sarmiento para apoyar a las asociaciones civiles que funcionaban como bibliotecas. Desde entonces, las bibliotecas populares se consolidaron como territorios claves tanto para el fomento y promoción de la lectura, como para el encuentro comunitario y el de sus expresiones culturales.

En el marco de la Feria, el viernes se realiza los representantes se reúnen todos juntos para participar de una ceremonia en la que se entregan reconocimientos a las bibliotecas que cumple 150 y 100 años, mientras que la escritora cordobesa María Teresa Andruetto también ese día recibe la Distinción Amiga de las Bibliotecas Populares. A modo de cierre, habrá un show musical a cargo de Liliana Herrero y Teresa Parodi.

Etiquetas: