90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Luis Pereyra recupera bailes ancestrales y los pone en escena en “Vida!”

destacada

La pareja de bailarines conformada por el argentino Luis Pereyra y la alemana Nicole Nau mostrará en cuatro funciones en el país su nuevo espectáculo “Vida!”, que ya pasó por escenarios europeos y donde el coreógrafo subraya que “conseguimos un renacimiento concreto de formas de bailar de los pueblos originarios que ya están casi perdidas”.

Durante una entrevista con Télam, Pereyra especifica que “en nosotros hay mucha necesidad de volver a las raíces. La transgresión no es buena, la buena puesta en escena sí, pero la obra en sí debe mantenerse en un estado puro y hay que mucho ese detalle cuando hay pueblos que no consumen un arte purista”.

La singular propuesta de “Vida”! reúne a sus hacedores y directores con un elenco de una decena de artistas que bailan, actúan y tocan instrumentos.

“Necesito que el espectáculo surja como en los pueblos: que uno toque, en otro momento baile, que ese pueblo se mezcle y participe en todo. Para nuestro bien o para nuestro mal, es mucho más genuino, es más comprometedor, aunque no es nada fácil, encontrar gente apta para todo, especialmente porque el espectáculo requiere formas puras. Nada de trucos ni acrobacia”, asegura el bailarín nacido hace 56 años en Santiago del Estero y con una reconocida faena internacional.

La puesta que cosechó elogiosas críticas en el Folies Bergère de París y en el World Centrum Den Haag de Países Bajos, aquí será asumida por Nau y Pereyra junto a Leandro Clerici , Ivanna Carrizo, Marcela Jiménez, Azul Fassere, Vanina Di Rico, Fernando Giménez, Carlos Morales, Evelyn Paiva, Jorge Lugo y Gabriel Goyeneche, además del Ballet de Claudio Girad y Elisabet Bacaicoa como invitado.

Las funciones locales de “Vida!” comenzarán el sábado 25 en el Teatro Héctor Chenferoni de la cordobesa de Serrano, el martes 28 llegará al porteño Teatro Astral, el jueves 30 se verá en el Teatro Municipal de Lomas de Zamora y el viernes 1 de julio se despedirá en el Teatro Municipal de Quilmes.

Télam: ¿Es “Vida!” un espectáculo pensado para el exterior o puede replicar su impacto en la escena nacional?

Luis Pereyra: “Vida!” es un espectáculo original, nada tiene que ver con exportar cosas. Es un espectáculo pensado para los pueblos de aquí y de allá y siempre llevamos lo más puro que podemos y el público argentino nos dio su apoyo. Además, no trabajamos para turistas, de hecho, el turista nos agradece ver un espectáculo de verdad de tango, de arte argentino.

Yo decidí no trabajar más en la noche, me cansó ver que te piden “Caminito”, “El día que me quieras” y tangos bailados por el aire como una acrobacia sin fin… Nosotros respetamos eso, pero más respetamos a nuestra cultura que nada tiene que ver con esas cosas.

T: ¿Cómo nace el espectáculo?

LP: El espectáculo nace por la necesidad de rescatar nuestra cultura en su forma pura y escénica. Buscamos que la cultura argentina en la danza, música y poesía mantenga un lugar puro en los escenarios del mundo como lo hizo en los 70 y 80, con Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, “Tango Argentino” y Astor Piazzolla.

T: ¿En qué aspectos de la cultura popular argentina hicieron foco para dar forma a la propuesta?

LP: En nuestros aborígenes, en las orquestas populares de campo y de clubes de ciudad, en los recorridos a caballo de Yupanqui para contar el haber estado aquí y allá en el país, en Leda Valladares recopilando bagualas y coplas, en Piazzolla que le puso toda la música negra a sus tangos y fue criticado por lo “nuevo”, en Santiago Ayala, el “Chúcaro” que fue recopilando movimientos en todo el país, en leer a Jorge Luis Borges, Ernesto Sabato y Ricardo Rojas, en esos aspecto culturales nadamos Nicole y yo con “Vida!”.

T: ¿Qué de danza y música tuvieron especial necesidad de recuperar y por qué?

LP: “Nobleza de arrabal”, de Francisco Canaro, es un claro ejemplo, en la versión Aníbal Troilo, que es la que bailamos, se siente y se escucha claramente al barrio, al centro, al campo con sus aires de milongas dentro del mismo tango. “El Cantor”, de Yupanqui, nos cuenta del alma del gaucho y muestra claramente como lo negro de la música argentina puede ser cantada y tocada con cajones peruanos y congas. Bailar “Estilo milonguero”, de Abel Fleury, o “La Bordona”, de Emilio Balcarce, es una delicadeza, toda tocada en la guitarra de Juanjo Domíguez. Después están las boleadoras del “Chúcaro” que las creó para hacer música y así lo hacemos, con boleadoras de tiento y madera.

T: ¿Cuándo fue la actuación parisina en el Folies Bergere y a qué atribuyen ese suceso?

LP: Fue antes de la pandemia, fueron funciones de menor a mayor en público y siempre con la gente de pie, cosa que nunca vi en Paris. Yo estuve muchos meses en 1988 con “Tango Argentino” y nunca pasó eso y en verdad, creo que el repertorio y el folclore de campo lo tomaron como algo natural, y nuestro baile simple pero impactante y fuerte de tango lo agradecieron mucho. Los parisinos son muy cultos, esa es la sensación que siempre a mí en lo personal me da, ellos saben leer cuando la cultura y la obra es profunda, culta, pura, de un conocimiento mayor.

T: ¿Cómo sigue la actividad tras estas funciones en el país?

LP: En julio, Nicole y yo retomaremos solos una gira de prensa que dura dos meses. Iremos por ciudad y pueblo por pueblo, promocionando y yendo a la TV, radios y medios escritos. Luego llega la compañía y comienzan los ensayos y debutamos en Suiza, luego Alemania y luego París, pero como todo el mundo sabe, depende siempre que todo fluya, si la disminuye y la guerra termina. Pero necesitamos movernos igual, porque agua estancada es agua que se pudre.

Etiquetas: