90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Mozo: hay una dieta en mi plato

destacada

Si yo en este momento preguntase delante de un auditorio compuesto por quién de los presentes está a dieta, el 55% me responderían que sí, el 25% mentiría diciéndome que no, y el 20% restante me diría que el próximo lunes empieza. ¡Patrañas! Todos vivimos a dieta permanente, pero como los confinamientos, intermitente.
Y los que dicen que el lunes la van a empezar, mienten y lo saben. Es una expresión de deseos. Nadie cambia de vida un lunes. Ni un fin de semana. Los cambios de vida hay que hacerlos un miércoles, o un viernes, o un 30 de febrero.
Porque no es fácil hacer dieta. De hecho, el segundo día de la dieta es más fácil que el primero. Porque para el segundo día, ya la abandonaste. Es más: yo en este momento estoy haciendo 3 dietas a la vez, porque con una sola me quedo con hambre.
Otro inconveniente: vas al nutricionista y le contás todo lo que comés, anota en un papel, te pregunta qué te gusta, qué no te gusta y te dice que te va a mandar una dieta a tu medida. ¡Patrañas! Te manda un mail copiado y pegado mil veces que es la misma dieta que les da a todos sus pacientes, así tengan sobrepeso, colesterol, triglicéridos altos o caspa incipiente. Y que, además, contiene todo lo que NO te gusta y no hay nada, NADA, de lo que te gusta.
Y ahí postergás todo por una semana hasta encontrar la dieta adecuada en . Pero… ¿Qué dieta hacer? ¿La de la , la del pomelo, la disociada, la Scarsdale, la ortomolecular, la anti dieta o la dieta del diente de ajo, que te garantiza bajar de peso, pero te deja sin amigos, incluso en esta era de ?
 Yo hoy, por ejemplo, recomendaría una dieta infalible: la dieta del peceto. Solo peceto, todo el día. Con lo caro que está, no vas a poder comer nada…
Y todos conocemos a alguien que está a dieta. Y lo que es peor: no le funciona. Un amigo empezó una dieta que, además, incluía ejercicios de equitación. Y resultó bastante bien. En tres semanas el caballo había perdido 12 kilos.
Es que uno con la dieta espera perder kilos, y lo primero que pierde es la paciencia y el buen humor. Y ni hablar si uno vive en una familia y es el único a dieta. Eso es imposible: para hacer dieta o hacen todos, o hay que retirarse a un monasterio Shaolín abandonado por en una zona remota de Nepal. 
Y si toda la familia se pone a dieta… ahhh… es una de suspenso: todos vigilan al otro a ver quién se come qué cosa, pero no lo hacen para ayudar al otro miembro de la familia: lo hacen para sentirse habilitados a darle un saque al dulce de batata.
A un amigo mío ahora se le dio por lo orgánico. “Yo nunca como nada que tenga aditivos químicos, o preservantes o que haya sido rociado con pesticidas…”, me dijo. Y le pregunté que cómo se sentía, y me dijo: “muy hambriento”.Lo malo de las dietas es que lo que hay que comer NO es rico. Hay que comer sano, y eso incluye apio, zanahorias, lechuga, kale… Honestamente: ¿alguien vio últimamente algún de apio o zanahorias en televisión? No. No hay. No vende. Vende más el chocolate, la birra, el alfajor… y la pastilla y las gotas para el hígado capaces de trenzarse a trompadas con hamburguesas y papa fritas gigantes.Y no alcanza con hacer dieta. También hay que hacer ejercicio. Y yo te digo: si no fuese por el hecho de que el televisor y la heladera están en cuartos separados, algunos de nosotros ni caminaríamos. 
En fin, que ahora los tengo que dejar porque justo me están por servir la colación dietética que me corresponde a esta hora: un especial de milanesa con huevo frito y papas pay. Eso si: la milanesa es de , el huevo es de codorniz y las papas pay son de apio y zanahoria. Y el pan no es francés: es sin harina, sin gluten, sin Tacc… ¡sin gusto! ¡Socorro!

Etiquetas: