90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Murió el ex gobernador correntino Adolfo “Toco” Navajas Artaza

destacada

Se fue lentamente y rodeado de su familia: sus hijos, nietos y bisnietos y de gente muy cercana del establecimiento yerbatero del que era presidente honorario. 

A las 20.12, a los 97 años, en paz y rodeado de toda su familia, falleció anoche en su casa de Virasoro el exgobernador de Corrientes, don Adolfo Felipe “Toco” Navajas Artaza. Sus restos serán velados desde las 8 de hoy en la Mayoría del establecimiento y serán inhumados a las 16 en el cementerio de Las Marías.

Don Toco nació en Virasoro el 26 de mayo de 1925. Es hijo del fundador del Establecimiento Las Marías, dedicado a la producción e industrialización de yerba maté y té, empresa de la cual es presidente honorario. Se casó con Amalia Beatriz Fournier Foderé en 1949, con quien tuvo cuatro hijos.

Anoche, durante su lenta y apacible agonía, estuvo rodeado de todos ellos, de algunos de sus 15 nietos y 19 bisnietos. Un bisnieto más está en camino. Fue al único que no alcanzó a conocerlo. Pero se fue tranquilo, luego de tener una vida plena al calor de esos lazos familiares y fraternos, pues además emprendió el viaje eterno rodeado de mucha gente de Las Marías que lo cuidó hasta el final.

Pudo despedirse de todos. Incluso del pueblo de Virasoro, adonde salió a pasear el domingo después de comer un asado en familia, contó su hijo Adolfo Navajas Fournier a El Litoral. “Se fue apagando despacito, en paz, y en su cama de toda la vida”, agregó. Agradeció asimismo el acompañamiento de mucha gente querida, sobre todo en este difícil momento.

Una vida de servicio

Don Adolfo Navajas fue designado interventor federal de Corrientes durante la presidencia de Juan Carlos Onganía, cargo que ocupó del 22 de septiembre de 1969 al 11 de enero de 1973. Fue además, entre otras cosas,  intendente de Virasoro y de Acción Social de la Nación, durante la presidencia de Reynaldo Bignone, desde el 22 de septiembre de 1982 al 10 de diciembre de 1983. Luego, asumió como senador nacional.

Entre otros reconocimientos, recibió dos veces el premio Konex: en 1998 y 2008, en la categoría destinada a empresarios rurales, y la Orden Ecuestre Militar Caballero de los Andes y la mención de Gran Maestro de la Orden Nacional del Mérito del Paraguay.

Pero más allá de esos y otros méritos que enaltecen su nombre y el de su estirpe, don Toco era amigo de sus amigos, y fue, a lo largo de su vida, amigo de la familia Romero Feris, y del diario El Litoral.

Tan emparentada está esa relación que tiene que ver con el origen mismo del diario, puesto que el diario El Litoral nació el 3 de mayo de 1960 sobre los cimientos del diario La Provincia, que era administrado por la familia Navajas Centeno.

Don Víctor Navajas y don Juan Romero encabezaron las negociaciones, que luego siguieron los hijos de ambos.

Con los años, don Toco fue muy amigo de José Antonio y de Carlos Romero Feris, con quienes mantenía conversaciones de distinto tipo, desde las relacionadas con el sector productivo, a las relacionadas con la política.

En los últimos años mantuvo una relación muy cercana con el actual director propietario de El Litoral, Carlos Alberto Romero Feris. Lo visitaba en el diario o este iba a Las Marías, o hablaban por teléfono de cuestiones publicadas por el diario.

“Era un gran lector de El Litoral, un amigo personal y una gran persona. Muchas veces fue hasta un padre para mí”, dijo, muy sentido, Carlos Romero Feris.

Palabras de un pionero

En una de las últimas entrevistas que dio a este diario, hace dos años, con motivo de su cumpleaños, dijo que “las adversidades se superan con trabajo, defensa de la libertad y diálogo”. Allí don Toco dejó su impronta sobre el camino recorrido, la extraordinaria situación actual de entonces, que tiene además una sorprendente actualidad, y habló asimismo de lo que representa el en su vida.

Por su valor incalculable, reproducimos una parte de esa nota, empezando por la relación de los diarios La Provincia y El Litoral.

—¿Qué recuerdos tiene de la venta de los diarios La Provincia y El Litoral, así como de su fundador, Juan Romero?

—Mi padre, Víctor Navajas Centeno, fue dueño de La Provincia, pensándolo como un faro de la libertad. Me encargó a mí, hijo mayor, su dirección. Luego se lo vendimos a don Juan Romero, a quien recuerdo como buena persona que, con su hijo Pocho y luego Carlos, siguió con El Litoral, dando buena información y con los mismos ideales de libertad y búsqueda constante de lo mejor para Corrientes y el país.

—Superó muchísimas crisis y ahora estamos en medio de una muy importante. ¿Qué consejo podría darles a los que están tratando de emprender o de sortear este momento sosteniendo sus empresas?

—Que siempre confíen en sus capacidades, que tengan fortaleza, que con trabajo, defensa de la libertad, diálogo y fe en el futuro lograrán superar adversidades.

—Las Marías se erigió en una empresa modelo de nivel internacional en una provincia con complicaciones como la de Corrientes. ¿Cuál es la clave de ese éxito?

—En Las Marías trabajamos siempre buscando ofrecer productos de calidad al consumidor, cuidando a nuestra gente y a nuestra comunidad, fomentando la educación y con trato justo y respetuoso con todos los que se vinculan con nosotros. Haciendo foco en el largo plazo, no en el corto. Buscando ser una empresa con sentido.

A sus amigos de la política, ¿qué se les dice en un momento como este, en el que las políticas y los conocimientos son tan importantes?

Les diría que tengan fortaleza y claridad para luchar por sus ideales y la libertad. Que busquen consensos y sean tolerantes. Que apunten al progreso y siempre a lo mejor para Corrientes y el país.