90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Murió en prisión Abimael Guzmán, el fundador de Sendero Luminoso

destacada

Foto: AFP.
El jefe histórico de la diezmada guerrilla maoísta peruana Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, de 86 años, falleció este sábado en la prisión de máxima seguridad donde cumplía cadena perpetua desde 1992, una muerte que suscitó una condena “firme e indeclinable al terrorismo” por el presidente del país Pedro Castillo.
“Ha fallecido el doctor Abimael Guzmán, la Marina le ha comunicado a su esposa Elena Yparraguirre el fallecimiento”, dijo el abogado del líder guerrillero Alfredo Crespo y agregó: “Ella ha pedido a las autoridades que le entreguen los restos”, según reportó la agencia de noticias AFP.
La autoridad penitenciaria señaló en un comunicado que la muerte de Guzmán ocurrió “el sábado 11 de septiembre aproximadamente a las 6.40 (8.40 de Argentina) en el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao (…) debido a complicaciones en su estado de salud”.La esposa de Guzmán, que era la número dos de Sendero Luminoso, está presa en la cárcel de Fátima, en Lima, sentenciada a cadena perpetua por terrorismo, el mismo cargo que pesaba sobre su marido.
La muerte del líder de la guerrilla maoísta fue anunciada un día antes de que se cumpla el 29 de su captura, el 12 de septiembre de 1992, y desató reacciones en todo el arco político peruano.
“Falleció el cabecilla terrorista Abimael Guzmán, responsable de la pérdida de incontables vidas de nuestros compatriotas. Nuestra posición de condena al terrorismo es firme e indeclinable. Solo en democracia construiremos un Perú de justicia y para nuestro pueblo”, defendió Castillo en su Twitter.Falleció el cabecilla terrorista Abimael Guzmán, responsable de la pérdida de incontables vidas de nuestros compatriotas. Nuestra posición de condena al terrorismo es firme e indeclinable. Solo en democracia construiremos un Perú de justicia y desarrollo para nuestro pueblo.— Pedro Castillo Terrones (@PedroCastilloTe) September 11, 2021
En la misma línea se manifestaron otros miembros del oficialismo, como el ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, quien afirmó que “su muerte no borrará sus crímenes” e instó a construir “un país mas justo, en democracia y con paz”, o la congresista de la fuerza oficialista Perú Libre, Betssy Chávez, que pidió inculcar a las nuevas generaciones trabajar por “Perú solo en democracia y nunca en extremismos”.
La presidenta del Congreso, María del Carmen Alva Prieto, en tanto, se solidarizó con las víctimas.
“Los testimonios de los huérfanos, viudas (que también perdieron hijos) y todos quienes vieron morir a alguien a manos de Sendero Luminoso nos desgarraron el alma. Pienso en ellos, en las víctimas del terrorismo, a quienes aún les debemos tanto”, consignó el diario La República.
 Murió el terrorista Abimael Guzmán. Los testimonios de los huérfanos, viudas (que también perdieron hijos) y todos quienes vieron morir a alguien a manos de Sendero Luminoso, nos desgarraron el alma. Pienso en ellos, en las víctimas del terrorismo a quienes aún les debemos tanto.— Maricarmen Alva (@MaricarmenAlvaP) September 11, 2021
En tanto, miembros de la oposición se refirieron a la forma en la qué debería enterrarse al exlíder guerrillero para evitar que se perpetúe su legado.
“Lo que corresponde es enterrarlo de la manera más rápida y discreta posible para que no se presente ninguna manifestación de apoyo ni de cólera. Se debe dar trámite lo más rápido que se pueda”, consideró Jorge Montoya, parlamentario de la fuerza de ultraderecha Renovación Popular.
En cambio, el exministro del Interior (2003-2004) Fernando Rospigliosi señaló que Guzmán debería ser cremado y sus cenizas echadas al mar.
“De ninguna manera debe darse lugar a un funeral como cualquier persona normal ni que se vaya a convertir su tumba en una suerte de lugar de peregrinación de terroristas”, argumentó, citado por el diario El Comercio.Los restos del genocida, del mayor criminal de la historia peruana, deberían ser cremados y las cenizas arrojadas al mar. Nada de ceremonias ni de crear lugares de culto para un asesino.— Fernando Rospigliosi (@Frospigliosi) September 11, 2021
Desde el conservador Fuerza Popular, la fuerza de la excandidata presidencial Keiko Fujimori, el congresista Nano Guerra exigió al “detalles de su deceso”.Quién era Guzmán
El líder guerrillero y antiguo profesor universitario de filosofía, que había sufrido problemas de salud en julio, pasó sus últimos 29 años preso, condenado de haber sido el responsable intelectual de uno de los más cruentos conflictos en América Latina, con más de 70.000 muertos y desaparecidos en dos décadas -de 1980 a 2000-, según cifras de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.
Guzmán acabó sus días como el preso más famoso de Perú, sin concretar su aventura de reproducir en su país a sangre y fuego el modelo de su ícono, el emblemático líder chino Mao Zedong
El jefe guerrillero, cuya causa de muerte no fue informada, cumplía su condena en la Base Naval del Callao, próxima a Lima, pero debía ser trasladado a una prisión común en los próximos meses.Abrazó el maoísmo y los métodos sanguinarios del líder camboyano Pol Pot, y se formó una imagen de revolucionario duro e implacable dispuesto a ordenar masacrar a los habitantes de un poblado de los Andes peruanos en castigo por no respaldarlo.
En 2006, durante un juicio cuyas audiencias se prolongaron más de un año, se conoció una desconocida de su perfil cuando su lugarteniente Oscar Ramírez, conocido por el alias camarada ‘Feliciano’, lo acusó de “cobarde” y de ser incapaz de apretar el gatillo de un arma.”Cobarde, alcohólico y llorón”, dijo sobre Guzmán ‘Feliciano’, quien lideró una facción radical de Sendero Luminoso que continuó la guerra luego de la detención de su líder en 1992, desacatando su orden de poner fin al conflicto.
Abimael Guzmán saltó al primer plano de la política peruana cuando, a comienzo de los años ´60, abandonó su cátedra de filosofía en la Universidad San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho, una de las regiones más pobres de Perú.
Desde allí, creó e impulsó a su partido, cuya tarea era “construir el comunismo por el sendero luminoso de José Carlos Mariátegui”, intelectual y creador del Partido Socialista de Perú. De ahí el origen del nombre de la guerrilla.
Guzmán cultivó el culto a la personalidad y quienes lo conocían debían tratarlo como el “Presidente Gonzalo”. A partir de su propia interpretación del marxismo, convirtió a sus seguidores en fanáticos de sus ideas a las que calificaron de “pensamiento guía” y “cuarta espada” del marxismo, detrás de Marx, Lenin y Mao.El llamado “gran salto adelante” empezó en 1979, cuando pasó a la clandestinidad y anunció que estaban dadas las condiciones para llevar a cabo una revolución del campo a la ciudad, al estilo camboyano.
El 17 de de 1980 cambió los libros por la dinamita. Ese día marcó a fuego a Perú. Sendero inició la lucha con un simbólico : quemó urnas en un poblado andino en vísperas de la elección que acabó con 12 años de dictadura militar.

Guzmán, al frente de Sendero Luminoso que se consideraba la “cuarta espada del marxismo”
El líder de la guerrilla maoísta condujo una de las organizaciones más violentas de América Latina, responsable junto al Estado peruano del asesinato de unas 70.000 personas, entre 1980 y 2000.
Guzmán, un exprofesor universitario de filosofía, que usó pelucas, anteojos, pipas y otros disfraces para vivir en la clandestinidad durante muchos años, pertenecía a una familia burguesa peruana.Su proyecto político, al igual que el del emblemático líder chino Mao Tse Tung, estaba centrado en el culto a la personalidad con el objetivo de destruir el “viejo Estado” peruano.
Antes de ser un líder senderista, formó el grupo “Bandera Roja” y realizó una serie de viajes por China, la ex Unión Soviética y Albania para buscar apoyos y financiación, así como para recibir entrenamiento militar.Nacido el 3 de diciembre de 1934 en el departamento de Arequipa, en el sur peruano, Guzmán, quien se consideraba “la Cuarta espada del marxismo” , junto al alemán Karl Marx, el ruso Vladimir Iich Ulianov Lenin y el chino Mao, fue capturado el 12 de septiembre de 1992 durante el gobierno del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).
A comienzos de la década del ’80 del siglo pasado fundó el Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCC-SL), con el que pretendía tomar el poder del país por medio de las armas.Tras su detención, fue recluido en la cárcel de la base naval del Callao y condenado a cadena perpetua en 2006.Pero hace exactamente tres años recibió una segunda cadena perpetua por la muerte de 25 personas en un atentado del 16 de julio de 1992 en , una zona acomodada de Lima.Antes del arresto y las condenas, Guzmán estuvo escondido en al casa de la bailarina Maritza Garrido Lecca ya que en su vivienda funcionaba una academia de ballet que era ideal para no llamar la atención de las autoridades.
En aquellos años había muchas especulaciones sobre el paradero del líder senderista, llamado también el “camarada o presidente Gonzalo”. En realidad, no se sabía si estaba muerto o vivo; o si había huido al extranjero.
Cuando la Policía descubrió que se escondía en esa casa/academia de baile, los agentes hicieron una redada y lo encontraron en el segundo piso junto a su esposa y número dos de la , Elena Yparraguirre, y otras dos del grupo fundamentalista.
Según las autoridades, empezaba el comienzo del fin de una de las organizaciones más sangrientas de la historia latinoamericana.
De acuerdo al Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), presentado a fines de agosto de 2003, se estima que entre 1980 y 2000, debido a la lucha entre esa guerrilla y el Estado peruano fueron asesinadas casi 70.000 personas.
El informe de la CVR señaló que Sendero Luminoso fue responsable de más de 31.331 muertes, el 54% del total de víctimas documentadas.
Además, en esas dos décadas de violencia política, desaparecieron unas 21.793 personas, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y Sitios de Entierro de Perú, informó la BBC. Los económicos, en tanto, ascendieron a unos 28.000 millones de dólares, concluyó la CVR.Una de las causas del surgimiento de Sendero Luminoso fue la crisis económica que golpeaba a Perú en aquellos años, cuyas consecuencias más visibles se concentraban en las zonas rurales, dominadas por una enorme desigualdad social.
Si bien los líderes de Sendero Luminoso han admitido públicamente su derrota en la “lucha armada”, nunca se han arrepentido públicamente de sus crímenes.
Para crear terror en las zonas andinas de Junín, Ayacucho, Huancavelica y Puno, las fuerzas senderistas mataban vacas, ovejas, carneros, alpacas, cabras y hasta perros y peces, según informes de la prensa peruana.
En marzo de 2014, el sociólogo y exmiembro de la CVR Carlos Tapia explicó que los senderistas asesinaban a los animales “porque decían que formaban parte del sistema imperialista.”
Según un informe periodístico, Tapia describió parte de la lógica de la guerrilla: “Mataban al ganado de linaje, al de sangre. Aunque suene a chiste no lo es. Si el ganado venía de Nueva Zelanda, por ejemplo, decían que formaba parte del capitalismo burocrático, un término maoísta”.
En medio de las confrontaciones más fuertes de los años ’80, el ahora fallecido expresidente peruano Alan García calificó a “Sendero Luminoso como un caso típico de fundamentalismo mesiánico”: “Es una violencia sanguinaria que ejecuta a gente pobre. No es la guerrilla de Fidel Castro en Sierra Maestra que se enfrenta al ejército corrompido de (del expresidente cubano, Fulgencio) Batista.”

Etiquetas: