90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Myanmar vivió su peor jornada desde el golpe de estado y el Papa pidió el cese de la represión

destacada

Los birmanos siguen, pese a todo, saliendo a las calles para reclamar la renuncia de los generales golpistas.
Myanmar vivió este miércoles la jornada “más sangrienta” desde el golpe de estado del 1 de febrero, con “38 muertos”, afirmó la emisaria de la ONU para el país, Christine Schraner Burgener, quien pidió además “ muy duras” contra el Ejército mientras el papa Francisco reclamó el cese de la represión de la junta militar.
“Tenemos ahora más de 50 muertos desde el comienzo del golpe de estado y múltiples heridos”, detalló la funcionaria durante una videoconferencia de prensa desde Suiza, donde reside, con periodistas en la ONU.
La emisaria precisó que mantiene contacto con todas las partes, incluyendo a los militares, y que estos le indicaron que preveían elecciones “en un año”.”La comunidad debe trabajar para que las aspiraciones del pueblo no se vean sofocadas por la violencia””Papa Francisco
Al preguntársele sobre las condiciones impuestas por los militares para una posible visita suya, que la ONU reclama desde hace un mes, Schraner respondió que le habían dicho que sería bienvenida, pero “no ahora”, ya que antes debían resolver algunos problemas.
Por otro lado, Schraner subrayó que los estados miembro de la ONU y el Consejo de -que se reunirá el viernes a solicitud de Gran Bretaña- “tienen que tomar medidas muy duras” contra el Ejército.
El Papa pidió el cese de la represión.
“Tuve una discusión con el Ejército y les advertí que los estados miembro y el Consejo de Seguridad podrían tomar medidas enormes y fuertes y la respuesta fue que están acostumbrados a las sanciones y han sobrevivido a ellas en el pasado”, refirió, según la agencia de noticias AFP.
Más temprano, el papa Francisco pidió a la junta militar que detenga la represión.
“Recibo noticias tristes sobre los sangrientos enfrentamientos con pérdida de vidas humanas; deseo llamar la atención de las autoridades involucradas para que el diálogo prevalezca sobre la represión y la armonía sobre la discordia”, dijo Francisco al término de la audiencia general celebrada sin fieles en el palacio pontificio de Roma.
“La comunidad internacional debe trabajar para que las aspiraciones del pueblo no se vean sofocadas por la violencia”, instó.
Myanmar vivió este miércoles la jornada “más sangrienta” desde el golpe de estado.
Los medios de comunicación locales informaron sobre nuevas escenas de represión en distintas ciudades del país, con un balance provisional de 18 fallecidos que más tarde la ONU elevó a 38.
Entre las víctimas habría menores de edad. Solo en la principal ciudad del país, Rangún, fallecieron al menos siete , el mismo número que en la localidad de Monywa.
En Mandalay, la segunda ciudad, dos manifestantes perecieron al recibir disparos en la cabeza y en el pecho, según un médico, que pidió el anonimato por miedo a represalias.🎬 Tune in for press conference by the Special Envoy of the @UN Secretary-General on #Myanmar Christine Schraner Burgener. @SchranerBurgen1 @UNDPPAFollowing @UN_Spokesperson daily noon briefing.🗓️ 3 March 🕛 12:00 PM (EDT) https://t.co/DvgIfEXxkQ— UN Web TV (@UNWebTV) March 3, 2021
Y en Myingyan, en el centro del país, un hombre de 20 años murió y otras 17 personas resultaron heridas, según los socorristas.
“Las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos, munición de goma y balas ‘reales’”, según un rescatista presente en el lugar.
Con cortes de , un refuerzo del arsenal represivo y olas de detenciones, la junta militar sigue intentando asfixiar a sus detractores.
Los birmanos siguen, pese a todo, saliendo a las calles para reclamar la renuncia de los generales golpistas y la liberación de cientos de detenidos encarcelados en las últimas semanas.
Parte de ese paquete represivo es la acusación contra un fotógrafo de la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) y otros cinco periodistas locales por su cobertura de las protestas antigolpistas.
A solicitud de Londres, se espera que el viernes el Consejo de Seguridad de la ONU celebre una reunión a puerta cerrada sobre la situación, dijeron diplomáticos del Consejo, que hablaron bajo condición de anonimato antes de un anuncio oficial, informó la agencia Sputnik.
Sin embargo, cualquier tipo de acción coordinada en la ONU sería casi seguramente vetada por dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, China y Rusia, por lo que algunos países ya impusieron o están considerando imponer sus propias sanciones.

Etiquetas: