90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Patentes Brillantes

destacada

Este invento revolucionario ayudó a ingenieros, matemáticos, científicos y estudiantes a obtener cálculos complejos de manera rápida y precisa.

HP-35

La primera calculadora científica de bolsillo del mundo, la Hewlett Packard HP35 fue lanzada al mercado en 1972. Esta calculadora revolucionó al mundo, ya que aparte de sumar, restar, multiplicar y dividir, introdujo funciones trigonométricas, exponentes y logaritmos, además de utilizar por primera vez la notación polaca inversa (RPN) como método de introducción de datos alternativo al algebraico.

En aquella época ya existía la HP9100, una calculadora científica de escritorio, pero fue Bill Hewlett, uno de los fundadores de la empresa quién le pidió a un equipo de 20 ingenieros que desarrollaran un modelo portátil de bolsillo, naciendo así esta calculadora de 35 teclas que estuvo dos años en laboratorio y costó alrededor de un millón de dólares desarrollarla.

En 1972, cuando aun la mayoría de calculadoras apenas podían realizar las cuatro funciones básicas como es sumar, restar, multiplicar y dividir la HP-35, que se llama así por sus 35 teclas, ya era capaz de realizar funciones con precisión de 10 dígitos con decimal corrida en cualquier posición. Esta calculadora también fue pionera en el uso de circuitos integrados así como LEDs con tecnologías desarrolladas por la propia HP.

Su capacidad para la realización de algoritmos y programación compleja hicieron de ella un referente y un punto de inflexión en lo que conocíamos como informática portátil. De hecho esta máquina se creó para ofrecer la potencia de un ordenador personal en un formato que entrara en un bolsillo. Su precio de salida al mercado fue de 395 Dólares y aunque se temía que el alto precio acabara con la viabilidad del producto se produjeron 10.000 unidades de las que pronto se quedaron en poco ya que en el primer año se vendieron más de 100.000 unidades.