90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Radiografía de la protesta contra la construcción de torres y la pérdida de patrimonio

destacada

CABA: radiografía de la protesta vecinal contra la construcción de torres y la pérdida de patrimonio
Vecinos y vecinas de distintas comunas porteñas comenzaron a agruparse tras observar un aumento de emprendimientos inmobiliarios para levantar edificios en terrenos en donde había casas bajas, y emprendieron una defensa del patrimonio y la identidad de cada barrio y de sus espacios verdes y públicos, que se manifestará este sábado con una protesta frente a la de la de Buenos Aires.
La movilización, convocada para las 16.00 en las puertas del edificio de Perú 130 bajo el lema #SeVaBuenosAires, exigirá a la administración de Horacio Rodríguez Larreta que detenga lo que denominan como un “patrimonicidio” de las construcciones que son demolidas para posibilitar los negocios de desarrolladores privados.
También, pedirán por una auditoría a los organismos de la porteña encargados de decidir qué edificios se conservan y cuáles no y reclamarán por la preservación del espacio público del cual se va desprendiendo el Estado, como ocurrió con la venta de Costa Salguero en Costanera norte.”El negocio inmobiliario está avanzando de una forma terrible. Fue el cambio del Código Urbanístico lo que hizo que las construcciones puedan crecer en altura””Ana, vecina de Colegiales
Según pudo saber Télam, serán más de 50 colectivos barriales y asociaciones vecinales las que formarán del reclamo ante la sede del Poder Legislativo porteño, donde en 2018 fue aprobado un nuevo Código Urbanístico que definió un mapa distinto de alturas permitidas para futuras construcciones, el cual, según entienden sus críticos, tuvo como efecto negativo que elevó los límites en zonas de edificaciones bajas.
Magdalena Eggers, integrante del Colectivo de Arquitectas y especialista en normativa, dijo a Télam que el Código del 2018 fue “más permisivo” y “en vez de respetar las edificaciones existentes, lo que hizo fue poner, en los barrios bajos y tranquilos, alturas más altas, por lo que los vecinos ahora se están dando cuenta del horror que significa eso y se están volviendo locos”.”Los edificios están permitidos, lo que está mal es la norma”, aseveró Eggers y aconsejó que “lo que tienen que hacer los vecinos es pedir la rezonificación de los barrios”.¡La Inmobiliaria Larreta vende nuestras tierras públicas en oferta! Le baja el precio a nuestros bienes públicos. No hizo audiencias por comunas para consultar a la ciudadanía de la comuna qué queremos hacer con esos bienes. ¡NOSOTROS DECIDIMOS! #elbuenadministrador no debería pic.twitter.com/oFf4Mp9JID— Obs Der a la Ciudad (@observatorioODC) October 28, 2021 Villa Ortúzar
Uno de los barrios más afectados por el “boom” inmobiliario es Villa Ortúzar, donde el grupo vecinal armó un mapa que reveló que en los 1,8 kilómetros cuadrados de su superficie hay 50 obras de construcción activas y 90 terrenos en venta.
“Estamos cada vez más preocupados, porque a quien no le construyen al lado, le venden atrás o enfrente. Hay cada vez más casas que son demolidas, lo que nos da mucha tristeza porque este es un barrio tranquilo que se transformó en un caos”, manifestó Gigi, una vecina de hace más de 20 años de Villa Ortúzar.
Allí, también hay un proyecto inmobiliario para levantar un edificio de ocho pisos, con local gastronómico en la planta baja, dentro de una plaza, lo que motivó a los vecinos a conformar el colectivo “Somos la Malaver” en referencia al nombre que lleva el espacio verde
Ignacio Iraola, residente del barrio, explicó que “no estamos en contra del progreso, sino que se construya un edificio de ocho pisos dentro de una plaza que tuvo un rol muy importante en la ”; en tanto que Paula sostuvo que “estamos rogando que no se haga el proyecto, no tenemos una respuesta del porteño y el anuncio de la venta sigue”.
Foto: Leo VacaNúñez
En Núñez, iniciaron una que incluyó la colocación de carteles en los frentes de las casas con la leyenda “No al Código Urbanístico. No al Código de Edificación” en rechazo a las construcciones en altura y en defensa del “patrimonio barrial y de los espacios verdes”.”Queremos seguir siendo un barrio”, aseguraron y precisaron que en la actualidad conviven distintos emprendimientos inmobiliarios, entre ellos, en un predio en Arias, entre O´Higgins y Arcos; en terrenos en la intersección de Deheza y Cuba, frente a la plaza Félix Lima; y el restante en O´Higgins, entre Ramallo y Arias.Colegiales
También en el barrio de Colegiales existe una decena de obras en con foco en el llamado “Playón Ferroviario”, que linda con la estación de trenes de la línea Mitre y el que fue vendido por el Estado años atrás a distintas constructoras que ya comenzaron con los trabajos de construcción.
“De los cinco lotes vendidos ya empezaron las obras en tres y nos informaron que están aprobados otros dos emprendimientos más, con lo cual la situación se agrava cada día más porque va a traer más movimiento de gente y mayor consumo de los servicios como agua luz y cloacas, y también más transito”, indicó Adriana Fernández, vecina de Colegiales.
Ana, por su parte, relató que “en Colegiales nos están llenando cada vez más de torres. El negocio inmobiliario está avanzando de una forma terrible. Fue el cambio del Código Urbanístico lo que hizo que las construcciones puedan crecer en altura, entonces es increíble como Colegiales está dejando de ser Colegiales”.
Foto: Eliana ObregónParque Chacabuco
En Parque Chacabuco, un barrio también de de poca altura, está en un proyecto de cinco edificios que alcanzarán entre los 12 y los 21 pisos, lo que generó que los vecinos recurrieran a la justicia, a través de una acción de amparo, porque aseguran que allí el tope para las construcciones es de 11,20 metros.
“Vienen a destruir la identidad cultural del barrio, nos afecta de distintas maneras porque ponen en riesgo la prestación adecuada de los servicios, nos quita luz natural del sol, avasalla colectivos, no tiene en cuenta las necesidades del barrio y tampoco resuelve el problema habitacional porque son de lujo”, argumentó Analí, vecina de la zona.”Avasalla derechos colectivos, no tiene en cuenta las necesidades del barrio y tampoco resuelve el problema habitacional porque son viviendas de lujo””Analí, vecina de Parque ChacabucoVilla Santa Rita
En el corredor oeste de la Ciudad, permanece vigente un reclamo en Villa Santa Rita para contar con una plaza ya que es el único barrio porteño sin un espacio verde; mientras que en la zona de Agronomía hay un pedido para que la Universidad de Buenos Aires, dueña de un parque de unas 60 hectáreas, permita el acceso a toda su superficie.
Guillermina explicó a Télam que “ya no da para más seguir esperando por la plaza, es un reclamo ambiental y de que ya lleva más de diez años y que parece no ser escuchado porque el proyecto duerme en la Legislatura”.
Foto: Alejandro Belvedere
En tanto, existen agrupaciones vecinales que rechazan la instalación de estadios para eventos deportivos y recitales como son los casos de Villa Crespo, donde se opusieron a Movistar Arena, y en Boedo que resiste la llegada de la cancha de San Lorenzo de Almagro.
“En este momento, el problema de la falta de los espacios verdes y el uso comercial de terrenos está puesto en evidencia una vez más. Los habitantes de Boedo rechazamos la imposición inconsulta de profundos cambios en nuestras vidas, ya que cuando elegimos vivir acá era un barrio sin estadio”, señaló María Alen.”Los habitantes de Boedo rechazamos la imposición inconsulta de profundos cambios en nuestras vidas, ya que cuando elegimos vivir acá era un barrio sin estadio””María Alen
En Saavedra, hay un movimiento barrial que surgió tras la difusión de un proyecto del Gobierno porteño para abrir al aire libre un tramo del arroyo Medrano, que permanece entubado desde 1942, en una iniciativa que interpretan “quitará espacio verde y aumentará la cantidad de cemento”.
También, nacieron iniciativas vecinales en contra de torres en barrios como Parque Chas, Villa Pueyrredón, La Paternal, Villa Urquiza y Bajo Belgrano.
Foto: Eliana Obregón
A la par de estas movidas, un grupo de organizaciones conformado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), la Cátedra de Ingeniería Comunitaria (CLIC), el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPYPP), la Defensoría de Laburantes (La Defe) y el colectivo Basta de Demoler motorizó una juntada de firmas a través de la plataforma de Change.org en rechazo a la “pérdida de identidad, patrimonio, diversidad, habitabilidad y calidad de vida” en CABA.
“Solicitamos que de forma urgente se suspendan los efectos del Código Urbanístico aprobado en 2018, que permite la destrucción de la identidad de los barrios residenciales de casas bajas e impulsa la sobreconstrucción en otros barrios ya consolidados sin que se haya establecido cómo se incrementará la de servicios públicos domiciliarios y no domiciliarios, necesaria para soportar el aumento de la densidad constructiva y demográfica”, advierten.

Etiquetas: