90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Sabían que el prófugo se escondía en Claypole y lo detuvieron cuando salió a comprar

destacada

Detuvieron a Diego Gastón Guida cuando salía del domicilio donde se refugiaba para hacer compras. 
Los investigadores del doble crimen del policía y el barrendero, asesinados en un colectivo en el barrio porteño de Barracas, buscaban desde el miércoles al prófugo Diego Gastón Guida en la localidad bonaerense de Clyapole y lo detuvieron cuando salió del domicilio donde se refugiaba para hacer compras, informaron este viernes fuentes de la investigación.
Guida (38) permanecía esta mañana detenido en los calabozos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Lomas de Zamora, a la espera de la orden judicial para que los detectives de la División Homicidios de la Policía Federal (PFA) que ayer lograron su captura lo trasladen a Capital Federal.
Según las fuentes, el imputado por el homicidio del agente PFA Esteban Nicolás Lagos (28) y el barrendero Juan Roberto Bonifacio (34) será llevado para su fichaje a la sede de Homicidios de la PFA, en la calle Chacabuco 465 del barrio de Monserrat, y luego a la Unidad 28 del Servicio Penitenciario Federal (PFA) que funciona como alcaidía en el Palacio de Tribunales.
Allí se aguarda que en las próximas horas Guida sea indagado por el juez en lo Criminal y Correccional 26, Alejandro Ferro, y por el fiscal Martín López Perrando, quienes están a cargo del expediente caratulado como “doble homicidio agravado criminis causa”, es decir, cuando se mata para ocultar otro delito y lograr la impunidad.La investigación
Guida fue detenido este jueves por la tarde en la esquina de las calles Araujo y Figueroa del barrio Don Orione de Claypole, partido de Almirante Brown, en el sur del conurbano, por detectives de Homicidios de la PFA –misma división donde trabaja el padre policía- que hace dos días montaban una vigilancia encubierta en la zona.
“Tras varios días de tareas de campo e inteligencia en la villa Zavaleta y en el barrio porteño de Barracas, donde solía moverse este imputado, se obtuvo el dato de que Guida se había refugiado en el barrio Don Orione”, explicó a Télam uno de los jefes policiales a cargo de su captura.
Así se montó desde el miércoles una vigilancia encubierta en una casa con paredón en la ochava ubicada a 150 metros del sitio de la detención, en la esquina de Figueroa y Juan Sarcione.
“Era su aguantadero, pero ayer se mostró confiado, salió a hacer compras, se comprobó que era él y se lo detuvo en el lugar”, dijo a Télam la fuente policial consultada.
En el lugar también se identificó como policía un efectivo de la DDI Lomas de Zamora que, al igual que sus colegas federales, estaba haciendo tareas de inteligencia con el dato de que allí paraba el prófugo por el doble asesinato.
Este jueves trascendió que Guida, quien había sido detenido el 15 de septiembre por un robo en Barracas, fue excarcelado 20 días antes del crimen de Lagos y Bonifacio, por un fallo de la Sala VI de la Cámara del Crimen que, pese a sus antecedentes, solo le fijó una fianza de 10.000 pesos y lo encomendó a “someterse al cuidado” de su mamá y una vecina.
Por el doble crimen, la justicia ya le dictó la prisión preventiva al primer imputado detenido en la causa, identificado como Cristian Ramón Vivas.El hecho 
Ocurrió el lunes 19 de octubre, a las 23.40, arriba del interno 4845 de la línea 100, ramal 1, que circulaba por la calle Vieytes, entre Quinquela Martín y Suárez, cuando dos ladrones subieron armados y comenzaron a asaltar a los pasajeros.
Al ver la situación, Lagos, quien viajaba entre el pasaje uniformado, se levantó de su asiento y dio la voz de alto, pero de inmediato comenzaron los disparos y el policía recibió cuatro balazos que le ocasionaron la muerte.
En el caso del recolector de residuos Bonifacio, fue alcanzado por un único disparo que ingresó por la espalda, ya que viajaba en un asiento que miraba hacia la luneta trasera del colectivo.
Otros dos pasajeros, de 30 y 34 años, resultaron baleados, uno en una pierna y el otro en un pie, pero con heridas que no revistieron gravedad.
Los dos delincuentes escaparon de la unidad luego pedirle al chofer que abriera la puerta y de robar la pistola 9 milímetros reglamentaria al policía baleado.

Etiquetas: