90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Sástian, el freestyler que enfrentó a la muerte y le ganó para contarlo y cantarlo

destacada

Sebastián Carbonara a.k.a* Sástian, es un músico urbano y trapero de la Ciudad de Buenos Aires. Sástian (27) es música, pasión, amorosidad, talento, paciencia, y resiliencia *(a.k.a significa “also known as” en español, también conocido como “Término que utilizan artistas de la cultura urbana como un sinónimo de alias”).

El artista estrenó este jueves “Tu arte” -nuevo single con videoclip- que le otorga una cara y sonido nuevo. 

Sobre “Tu arte”

En esta pieza de trap, Sástian demuestra que tiene con qué para enfrentar un futuro con grandes proyectos: “me encanta soñar. Todo lo que viene es espectacular. Tengo mucha energía positiva que me rodea y me dice que voy por buen camino. Quiero pegarla con la música pero lo que más quiero es reconocimiento, la plata no me importa. ¡Qué lindo es cuando alguien te escucha de verdad!”, confesó en conversación con Télam.

La letra de esta nueva canción habla sobre las idas y vueltas de los vínculos, la ansiedad que genera el mandar un mensaje o esperarlo, entre otras cuestiones de las relaciones sexo-afectivas por medio de metáforas y rimas propias del género:

“Cuánto tiempo, esperé encontrarte
Y no quiero volver a equivocarme
Yo presiento que tu amor es arte
Y si te pierdo de nuevo volvería a buscarte

Son palabras perdidas y un silencio que nos mata
Pensando la frase justa, por miedo a meter la pata
Pienso salir a buscarte y mis ojos se me dilatan
Me siento en mares abiertos solo en busca de tu fragata”

“Se vienen dos canciones más, que junto con ‘Tu arte’, forman una trilogía de una misma historia. Una historia en tres canciones” adelantó el músico generando expectativa en el público. 

El descubrimiento de un nuevo mundo: el freestyle

A los 16 años, año 2011, en una noche de póker con compañeros del secundario, un amigo le mostró un video de una batalla de freestyle: Tata VS Kódigo -final de “a cara de perro” 2010- y de ahí en más todo cambió. Se fascinó con el del freestyle y pasó horas de su adolescencia en YouTube extasiado con el arte de expresar emociones y pensamientos en el momento, a través del rap. Comenzó a juntarse con amigos a improvisar y perfeccionar su talento y su conexión con la música.

En 2013 Sástian se cruzó con Kódigo, a quien admiraba por haber visto sus batallas en videos: “Me subí al bondi, al 55, sólo para seguir hablando con él, no iba para ese lado. Me dio consejos de cómo improvisar y empecé a jugar con eso”.

Ese mismo año, en Facebook vio una publicación del freestyler Wolf diciendo que había una batalla “Rap Caballito”. Le mandó un mensaje por privado y el rapero, muy simpático, le compartió su celular: “Wolf y Alejo (YSY A) me vinieron a buscar a la parada del colectivo, en Acoyte y Rivadavia. Yo ya los conocía por los videos, los admiraba. La humildad del chabón (Wolf) me volvía loco, me transmitía hip hop. Con el tiempo nos hicimos amigos y competimos varias veces en plazas y me partió la madre (risas). Me empecé a juntar con su entorno, estaba el Duki por ejemplo y todos los que hoy en día están pegados”.

 

Un viaje y un click mental

“Me echan en el laburo en 2016 y me voy de viaje a Australia y a Tailandia con lo que había ganado en la indemnización, bien mochilero. En esos meses empecé a escribir mucho y me gustaba por primera vez lo que escribía, porque estaba solo y sentí que podía plasmar en el papel lo que sentía. En ese viaje hice un click con mi música”, recordó Carbonara.

“En Australia escribí un tema que saqué tiempo después que se llama ‘Traumas’. Fue la primera canción que escribí que me gustó la letra porque tenía una historia, reflejaba cómo yo me sentía en ese momento. Es al día de hoy no puedo creer haberla escrito: ‘ojos cristalizados disfrazados de serpiente’. Yo estaba mal pero no lo demostraba. Fue la primera vez que pude escribir lo que sentía. Cuando volví de viaje me dije a mí mismo que quería grabar esa canción”.

Otra canción de la que se siente muy orgulloso Sebastián es “Verde pal maduro”, videoclip que filmó de manera casera con un amigo y un celular en el histórico cementerio porteño de Chacarita.

“Cuánto falta”, tema que estrenó en enero de 2021, tiene un mensaje comprometido, político y social, preguntándose por las faltas y las carencias de una sociedad en transición a la pospandemia, que demuestra su sensibilidad, conciencia social y política.

La más difícil

En 2020, al principio de la pandemia, le diagnosticaron cáncer. Tras una cirugía en abril de ese año, quimioterapia y pasados dos años de esa lucha, Sástian se siente orgulloso de haberla peleado y haber ganado: “A todas las personas que les tocó vivirlo al lado mío no podían entender mi fuerza de voluntad. Antes no me valoraba ni un centímetro de pelo. Ahora valoro todo lo que soy y lo que fui. Hoy para mí es algo que superé y siento que fue increíble”.

El artista recordó las palabras de su oncólogo: “‘Fue un gusto atenderte, nunca vi a una persona tan positiva viniendo a este lugar’. Yo iba con una sonrisa todos los días. Le hablaba al médico de mí música, de lo que quería hacer. Me vi frente a la muerte y me dije que no quería volver a ser infeliz y lo sigo repitiendo. Creo que alguien se apoderó de mí en ese momento. Yo sentía que mis abuelos que fallecieron estaban ahí conmigo. Que mis viejos y todos los que me bancaron, dividieron todo mi sufrimiento y me ayudaron. Lo viví como si fuese a la guerra. Yo fui a la guerra a darlo todo, pero no fui a que me maten”.

En las salas de espera, Sástian siempre escribía, sin dejar escapar sus sentimientos y pensamientos. “En los peores días, cuando estaba en casa post quimio, cuando el cuerpo me empezaba a pasar factura, me sentaba en la cama, en la oscuridad absoluta, me quedaba mirando al techo y pensaba en dos cosas: el día que volviera a jugar la pelota con mis amigos y el momento que me volviera a subir a un escenario. De eso no me olvido más. Me calmaba. Se me pone la piel de gallina. Cuando volví a jugar a la pelota, terminó el partido y estuve una hora llorando de la emoción. Y no veo el día de subirme con “Tu arte” a un escenario y contar y cantar mi historia”, relató emocionado el jóven artista.

Soñar en grande

El día que le dijeron que estaba recuperado, se preguntó “¿qué hago con tanto?” pudiendo apreciar la vida con nuevos ojos tras la tormenta más fuerte. “Ahora soy el pibe más feliz de mi vida y, todos los días, son los días más felices de mi vida”, reflexionó con una sonrisa.

Sástian sueña con un futuro en grande y define a la música como “libertad. Identidad. Estilo Libre. No hay reglas en la música. En la música es donde uno es más uno, o por lo menos, en donde yo soy más yo mismo. La música es la libertad desnuda, la libertad del inconsciente desnudo”.

Con “Tu arte” trae un sonido nuevo que te va hacer cantar, reflexionar, bailar y querer aprender a rapear como él. Ojalá traiga pronto más música, porque el público se merece escuchar sus melodías y su historia.

Sástian quiere dedicar su vida para y por la música: “Hoy no me para nada. Hoy voy a ser otra persona, hoy estoy brillante”. 

Etiquetas: