90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Se estrena “36 horas”, tiempo en el que un hombre lucha por no desmoronarse

destacada

César Troncoso y Andrea Carballo, en el filme de Mazzini.
El realizador Néstor Mazzini estrena este jueves “36 horas”, el primer filme de una trilogía y al que define como “una foto de un argentino medio que camina por la cuerda floja con un gran abismo debajo de él”.“La película plantea la situación de un hombre en estado de desesperación, un argentino más al que no le está yendo bien en estos años que vienen resultando muy duros”, explicó Mazzini en una entrevista con Télam.“Por otro lado, me interesa indagar en lo complicadas que pueden ser las relaciones humanas cuando hay situaciones de presión, el miedo a perderlo todo, tus afectos o tu trabajo, con la velocidad de un rayo”, agregó el realizador.

Trailer “36 horas”
La trama aborda la historia de Pedro (César Troncoso), un hombre de 50 años que atraviesa un complejo divorcio y una crítica situación financiera en la que, apabullado por deudas y obligaciones, intentará evitar que su vida se desmorone.“Busqué reflexionar acerca de los mandatos que funcionan como un lastre pero evitando hacer bajadas de línea. Las relaciones empiezan y terminan y eso no debería ser un drama. El éxito económico y un cierto estándar de vida es algo que te venden para esclavizarte y para no dejarte pensar”, abundó Mazzini.Andrea Carballo, Matilde Creimer Chiabrando, Héctor Bidonde, Germán Rodríguez, Paula Rasemberg, Javier Pedersoli, José Luis Arias, Edgardo Castro, Felicitas Kamien, Laila Maltz, Martín Piñol, Pablo Ramos, Violeta Uman y Rubén Prato completan el elenco de la película.”Es una historia donde está en juego el dolor de una ruptura, el amor por los hijos y los problemas económicos.””Néstor Mazzini
“36 horas”, que se podrá ver desde hoy en el complejo porteño Gaumont, de Avda. Rivadavia 1635, y en la plataforma Cine.ar, es la primera de “Autoengaño”, una trilogía que se completará con los filmes “Cuando oscurece” (2022) y “La mujer de ” (en preproducción).Télam: ¿Cuál fue la génesis del proyecto?
Néstor Mazzini: Decidí escribir una historia sobre lo que pasa con una familia en proceso de separación, que en realidad estaba cerca de ser muy parecida a la propia. Una historia donde está en juego el dolor de una ruptura, el amor por los hijos y los problemas económicos. Ese fue el germen de lo que intenté desarrollar después.T: ¿Cómo definís el derrotero que transita Pedro?
NM: Es un tipo inseguro que no puede estar en paz con él mismo porque se siente un fracasado y entonces es una presa fácil para las perversiones del sistema y termina devorado por este. Siento que la amenaza de dar un paso en falso y desbarrancar está cerca de cualquiera. Una situación de mucho estrés te puede empujar a equivocarte y actuar en contra de vos mismo.
Entonces, en el afán de defender su emprendimiento y sus afectos él va entrando en un lugar del que después le resulta difícil salir. El fracaso económico y familiar tiene muy mala prensa, cuesta bancarlo frente a los demás. Podemos decir que no nos importa la opinión del otro, el qué dirán, pero eso en la mayoría de los casos no es cierto. Si te va mal a los 30 o a los 40 por ahí salís adelante, pero a partir de los 50 te miran como un muerto vivo y se puede volver dificultoso de sobrellevar.T: A pesar de lo que experimenta, el protagonista no termina de tocar fondo…
NM: En la primera camina por la cornisa pero consigue zafar momentáneamente. Empieza a acercarse al fondo en la segunda parte, porque se quiebra y se vuelve un poco más paranoico, más violento y tosco.
Y ya en la última sí toca fondo porque se enfrenta al dolor de aceptar que todo lo que había imaginado para su vida no lo va a tener y eso no lo puede superar. Forma parte de los desechos del sistema y ya no tiene la fuerza para volver empezar.T: ¿Cómo sigue en la trilogía la historia de los personajes?
NM: La trilogía sigue la historia de estos personajes y el deterioro de sus vidas. Pero básicamente la de Pedro, su apresuramiento, su ansiedad y sus malas decisiones. Si pudiera parar la ansiedad que lleva adentro, respirar y confiar un poco en sí mismo, quizás podría tener una oportunidad, pero no lo logra a pesar de su buena voluntad.
En ese desconcierto, en ese aferrarse a lo que él considera que es la felicidad va arruinando todo, y esa dicha se vuelve horror, porque en su obsesión y en querer defender lo que piensa que está bien por medio de la violencia, va arrastrando a los demás, va desgastando la estabilidad económica y mental de su ex mujer, la suya, y salpicando la vida de su hija.T: ¿Cuál es la propuesta de “Autoengaño”?
NM: Es una acción en contra de nosotros mismos porque incluye una mentira que sostenemos con el costo que tiene no aceptar nuestros defectos. La propuesta es acompañar a Pedro en esta aventura negativa, ir padeciendo con él sus miedos, sus inseguridades, su paranoia y que nos deje algunas preguntas.T: ¿Qué buscás retratar en cada una de las tres películas?
NM: La primera retrata a un tipo que se enfrenta a una crisis económica y familiar importante, que por momentos es medio impresentable, pero aún conserva una sana, y aunque está muy complicado no tiene todos los caminos cerrados.
En la segunda parte, hay un impulso negativo que lo lleva a secuestrar a su hija ante la amenaza de una carta documento que le impediría volver a verla y termina en la cárcel.
En la tercera, después de estar tres años preso, sale con el objetivo de recuperar a su familia, pero su exmujer ya empezó una nueva vida, Pedro no lo acepta e insiste en forma obsesiva hasta que su mujer pide una perimetral, pero no es suficiente y entonces las cosas no terminan de la mejor manera.

Etiquetas: