90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Se reanuda la masiva huelga ferroviaria británica y se acumulan los problemas para Johnson

destacada

Los servicios de trenes en gran parte de la isla de Gran Bretaña estaban interrumpidos nuevamente como parte de una segunda jornada de huelga ferroviaria, tras romperse ayer las negociaciones entre los trabajadores y las empresas que controla el Estado.

Inglaterra, Escocia y Gales se han visto afectados por la huelga ferroviaria más grande en suelo británico en 30 años, causando verdaderos trastornos a millones de usuarios que quieren llegar a sus trabajos.

Se esperaba que funcionara apenas el 20% de los servicios y que algunas zonas no tuvieran trenes en absoluto, informó la cadena BBC.

Más de 40.000 miembros del sindicato ferroviario, marítimo y de transporte (RMT) de Network Rail y 13 operadores de trenes, reclaman un aumento salarial que refleje la creciente inflación, que ayer alcanzó un récord histórico de 9,1%, mejoras sindicales y se oponen a la intención del de despedir a miles de personas.

Los trabajadores piden un aumento salarial del 7%, mientras que la patronal ofreció un máximo del 3%.

Pero el del primer ministro Boris Johnson sostiene que los aumentos salariales que siguen el ritmo de la inflación solo exacerbarán la presión inflacionaria, manteniéndola alta por más tiempo.

La oficina de prensa del sindicato informó que el paro seguirá adelante y el sábado después de que las conversaciones colapsaron al no llegar a un acuerdo.

Johnson, debilitado por una serie de escándalos y enfrentado a una parte de su partido, calificó hoy el paro de “innecesario” y defendió las reformas que pretende su para el sistema ferroviario.

“Creo que es importante recordar que estas huelgas son innecesarias. Creo que la gente debería sentarse alrededor de la mesa y arreglarlo”, subrayó el líder conservador desde Ruanda, durante una visita al país africano.

El secretario general del sindicato RMT, Mick Lynch, dijo que el ministro de Transporte, Grant Shapps, frustró las conversaciones al no permitir que Network Rail, gestora del sistema ferroviario, retire su carta amenazando con el despido de 2.900 empleados.

“Hasta que el libere a Network Rail y a las empresas operadoras de trenes, no será posible llegar a un negociado”, afirmó.

“Continuaremos con nuestra medida hasta que obtengamos un negociado que brinde laboral y un aumento salarial para nuestros miembros que aborde la creciente crisis del costo de vida”, expresó.

Según el trabajador, Network Rail quiere eliminar 2.000 puestos de operativos.

Dijo además que Network Rail quiere atacar el plan de pensiones y hacerlos trabajar más fines de semana con períodos de descanso reducidos entre turnos, lo que hace que el personal esté más fatigado y aumente el riesgo de lesiones graves.

Sin embargo, Network Rail argumenta que el objetivo es modernizar su fuerza laboral y reemplazar las prácticas laborales obsoletas para hacer el sector más eficiente, seguro y más económico.

Mientras tanto, otros trabajadores ferroviarios miembros de la Asociación de Personal Asalariado del Transporte (TSSA) anunciaron hoy que votarán por más durante el verano, lo que provocará más trastornos a los cientos de miles de británicos que buscar irse de vacaciones.

El escenario se completa con el anuncio de los trabajadores de la aerolínea British Airways, que votaron también a favor de un paro para este verano, en reclamo de mejoras salariales. La fecha de la medida se informará el próximo lunes, según consignó la cadena de televisión Sky News.

Etiquetas: