90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Tensión y críticas al oficialismo paraguayo en los funerales del intendente asesinado

destacada

Los restos del paraguayo José Carlos Acevedo, baleado la semana pasada y fallecido el sábado por la noche, fueron velados y sepultados este domingo en un ambiente de tensión, en el que su hermano gobernador amenazó con echar “a patadas” del velatorio a “narcopolíticos” y los dos mayores partidos opositores responsabilizaron al oficialismo por el crimen.

Acevedo, de 51 años y alcalde de Pedro Juan Caballero -la capital del departamento Amambay, a 452 kilómetros al noreste de Asunción-, falleció el sábdo por la noche, horas después de que los médicos declararan su muerte cerebral. El martes había recibido siete impactos de bala y desde entonces estaba gravísimo.

El sepelio se realizó este domingo por la tarde, ante cientos de personas, en el cementerio municipal Cristo Rei, de Ponta Porã, la brasileña que limita con Pedro Juan Caballero y forma con ella un extenso conurbano.

Antes de ser depositado en la necrópolis, el féretro -que fue velado en el palacio municipal de Pedro Juan Caballero– pasó por la sede de la emisora de radio La Voz del Amambay, perteneciente a la familia Acevedo, donde se le rindió un breve homenaje, y por la iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, donde se celebró una misa de cuerpo presente.

Tanto el velatorio, abierto en las primeras horas de este domingo, como el sepelio transcurrieron en un clima de tensión, originado en la repetición de atentados en la zona y a miembros de la familia Acevedo.

“Avísenles a los narcopolíticos que no vengan porque les voy a echar a patadas”, advirtió poco después de que se iniciara el velatorio el gobernador de Amambay, Ronald Acevedo, que el mismo día en que balearon a su hermano responsabilizó por ello al Mario Abdo Benítez.

Asimismo, la presidenta de la Junta Municipal (concejo deliberante) de Pedro Juan Caballero, Carolina Yunis, afirmó que estaba “aterrorizada” y que analizaba reforzar su custodia.

“Estoy aterrorizada porque no sabemos qué más esperar de esta gente, ya mataron a mi hija, que no tenía absolutamente nada que ver, y ahora al intendente; la pregunta es, Dios mío, ¿quién sigue?”, dijo Yunis, según los diarios paraguayos ABC Color, Última Hora y La Nación.

Yunis es la esposa del gobernador Ronald Acevedo. Una hija de ambos, Haylee, de 21 años, fue asesinada por sicarios en octubre del año pasado, en una ola de crímenes previa a las elecciones municipales del 10 de ese mes.

Al margen de los asesinatos de José Carlos y Haylee, Ronald fue objeto de sendos atentados en 2010 y 2018. En el primero recibió dos balazos y murieron el chofer y un custodio, y en el segundo falleció un guardaespaldas.

Asimismo, en 2016 fue atacada la sede de la emisora de radio de la familia.

Los Acevedo pertenecen al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), la principal fuerza de oposición al Partido Colorado que gobierna Paraguay.

“Estos aciagos momentos demuestran la completa inutilidad y la manifiesta complicidad del gobierno, y exigimos a Mario Abdo Benítez la investigación y el castigo de los asesinos”, dijo este domingo el PLRA en una declaración firmada por su presidente, Efraín Alegre.

El documento agregó que Acevedo “cayó fulminado por balas asesinas, disparadas cobardemente por los sicarios de la mafia, dueña y señora de los destinos del Paraguay, anidada al interior del Partido Colorado, a la vez sometido al patrón de los negocios ilícitos: Horacio Cartes”.

Cartes es el antecesor de Abdo Benítez en el gobierno paraguayo y el referente de una línea interna opuesta a la del actual mandatario dentro del Partido Colorado.

En tanto, el Frente Guasú -la coalición de centroizquierda a la que pertenece el expresidente Fernando Lugo y que es la segunda mayor fuerza de oposición- sostuvo que el asesinato de Acevedo es consecuencia de “un Estado que se encuentra cada vez más desgastado por el avance de la corrupción, el narcotráfico y el crimen organizado”.

A la vez, el de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Pedro Galli, sostuvo que “el estado de derecho está de luto” y advirtió: “Mientras el crimen organizado tenga vínculos transversales a todas las áreas políticas, económicas e institucionales de nuestro país, vamos a seguir recibiendo estas noticias”.

Acevedo fue baleado el martes cuando acababa de subir a su camioneta, tras retirarse de la sede de la Junta Municipal, donde había tenido una reunión con concejales.

Cámaras de seguridad captaron el momento en que tres personas descendieron de un vehículo y abrieron fuego de forma directa contra el intendente, mientras un cuarto integrante quedaba al volante. Segundos después, todos huyeron a bordo de ese automóvil.

La Policía Nacional y el Ministerio Público confirmaron que los proyectiles usados en el ataque a Acevedo coinciden con un arma decomisada por las autoridades en 2017, que pertenecía a un hombre asesinado entonces.

Dos días antes había dicho a la radio Ñanduty: “No estamos tranquilos, vos salís de tu casa y no sabés si vas a llegar a tu trabajo o vas a volver a tu hogar. Ya fui denunciado por difamación, calumnia e injuria, y de todo un poco. Nosotros hablamos y decimos de todo, nos van a matar a todos esta gente.”

Acevedo cumplía su cuarto mandato al frente de la comuna de Pedro Juan Caballero, a la que gobernaba ininterrumpidamente desde 2006.

En 2020 fue imputado por y violación de la cuarentena, por violar el confinamiento decretado a raíz de la pandemia de coronavirus.

Su cuñada Yunis quedará al frente de la intendencia hasta que se celebren elecciones para elegir al sucesor de Acevedo.

Esos comicios no se efectuarán antes de cuatro meses, advirtió el director de Procesos Electorales del Tribunal Superior de Justicia Electoral, Carlos Ljubetic, según la radio Ñanduty.

El asesinato de Acevedo se suma al del fiscal especializado en lucha contra el narcotráfico Marcelo Pecci, ocurrido el 10 de este mes en una isla de Colombia donde pasaba su de miel.

Etiquetas: