1 / 2

Turistas eligen bodeguear, tomar vino y pasear en bus con chofer asignado

destacada

Con más conciencia a la hora de tomar alcohol y no conducir, los turistas que arriban a Mendoza eligen cada vez más la opción de recorrer distintas zonas vitivinícolas, bajar en una bodega y al rato ir camino a otra mientras disfrutan del paisaje y los buenos vinos a bordo de un bus y al mando de un chofer como conductor asignado.

Datos del gobierno indican que Mendoza cuenta con más de mil bodegas, de las cuales 176 están abiertas al turismo, que conforman la red de enoturismo más grande de Latinoamérica.

Ese en uno de los grandes atractivos de los turistas nacionales y extranjeros que llegan durante todo el año en busca de vivir propuestas imperdibles vinculadas al enoturismo, cada vez con más ofertas ligadas a la buena gastronomía, hospedajes de lujo u otros más accesible con tapeos o picnics para disfrutar al aire libre.

Entre la variada oferta, el visitante puede elegir el Bus Vitivinícola, único servicio que ofrece la modalidad Hop On& Hop Off-Bodegueando, es decir subir y bajar según el camino diario elegido que esta semana sumó su séptimo recorrido, con siete salidas diferentes semanales.

“El es acercar a la gente a las bodegas ya con reserva previa, que puedan disfrutar, aprender, ser conducidos por un chofer asignado por zonas que para el turista no es fácil acceder, y que a su vez pueden comprar con descuento especial para los pasajeros”, explicó a Telam Claudia Yansón, a cargo del bus.

Pronto a cumplir diez años este 2023, la directiva destacó el crecimiento de la propuesta “con mucho turismo nacional de Buenos Aires y Córdoba, pero sobre todo extranjeros de Brasil, aquellos que llegan gracias a la conexión que nos dan los vuelos semanales con Panama, y el turista chileno que -luego de la restricción por Covid-19- se está animando a cruzar a bodeguear”.

Cada salida es un Camino del Vino diferente, que mantiene un itinerario establecido con turnos fijos en las bodegas para visitas, degustaciones o gastronomía.

El nuevo y último recorrido incorporado este mes de enero llega hasta el Valle de Uco Centro por ruta 94, por las fincas vitivinícolas de Vista Flores y Los Chacayes, oportunidad para conocer, visitar, degustar los vinos y almorzar en reconocidas y premiadas bodegas.

Luego de la pandemia, el enoturismo en Mendoza “supo reconvertirse rápidamente y fuimos abriendo ofertas gastronómicas, menu marinados, sunset, tapeos, o picaditas. Antes había sólo un menu, pero hoy se ofrecen numerosas propuestas para aprender todo lo que está oculto atrás de una etiqueta de vino”, dijo la empresaria, también directora de Promoción Turística de esta provincia.

Así, el visitante aprende sobre cultivos y terroir (terruño), las bondades del Malbec francés o el Malbec argentino, el eje emblematico de la ruta nacional 40, la antigranizo, la cordillera de Los Andes, o el envero (maduración del varietal).

Alejado de un volante, se divisan desde el bus los cerros Aconcagua o el Tupungato, se descubren el viento Zonda, los alamos, o la cultura del agua, conocimientos que comparten los guías a bordo para que se conozca la genuina idiocincracia ‘menduca’.

El es bodeguear y degustar tintos y también los blancos, protagonistas de varias variedades internacionales importantes como la pinot gris, la tocai friulano, la sauvignon blanc y la viognier.

El Bus Vitivinícola lleva más de nueve años recorriendo los caminos del vino de las subregiones vitivinícolas visitando Bodega Abiertas al Turismo viviendo experiencias de Bodeguear en Luján de Cuyo, Maipú y Valle de Uco.

Quienes deseen obtener más información o consultar tarifas vigentes en bodegas pueden ingresar a www.busvitivinicola.com o comunicarse por WhatsApp +54 9 2612 63-9439 y también en las principales agencias de turismo.

Etiquetas: