90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Un grupo de países europeos rechaza la reforma migratoria propuesta por la UE

destacada

la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se reunió hoy con los mandatarios que se oponen al nuevo pacto de migración.
Un grupo de países de Europa del Este rechazó hoy la reforma de la política de migración anunciada por la Unión Europea (UE) para repartirse mejor a las decenas de miles de migrantes que llegan a las costas del continente escapando de guerras, pobreza o persecución política y aliviar la sobrecarga de los Estados del bloque más afectados.
Las principales resistencias se hallan entre los integrantes del Grupo de Visegrado, un cuarteto integrado por Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa, que exigen cambios más profundos que los acordados en Bruselas para hallar una salida conjunta a una cuestión que desde hace años genera profundas divisiones en el continente.
Los primeros ministros húngaro, Viktor Orban; checo, Andrej Babis; y polaco, Mateusz Morawiecki, se reunieron hoy con la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, para exponer sus reticencias al nuevo plan.
La iniciativa fue anunciada ayer por la CE, el Ejecutivo del bloque, y ahora debe ser ratificado por los líderes de la UE.
Luego de esa reunión, en un encuentro con la prensa, el húngaro Orban dijo que “no hay una ruptura (con la política migratoria anterior). Hay muchos cambios, pero no hay aún una ruptura”.El nuevo acuerdo distribuye responsabilidades entre los países del bloque para el tratamiento de los migrantes y demandantes de asilo, que en su mayoría provienen de Medio Oriente y África y cruzan el Mar Mediterráneo en barcos precarios, sobre todo desde Turquía y Libia.
Los naufragios son habituales, y miles de personas murieron en busca de una vida mejor en Europa.
El pico del aluvión se dio en 2015, cuando llegaron a las costas de Europa más de 1 millón de migrantes de manera clandestina, pero desde entonces ha disminuido, y el año pasado se contabilizaron apenas 140.000 arribos ilegales, contra 2 millones de llegadas legales.
El pacto pide que se acelere el tratamiento de los pedidos de asilo y demandas migratorias para evitar levantar nuevos campos de refugiados al tiempo que recomienda mayores controles fronterizos y aumentar las deportaciones de migrantes irregulares a sus países de origen cuando no consiguen su asilo o no califican para solicitarlo.
Estas dos últimas medidas están dirigidas a conseguir el apoyo de los países situados en las fronteras exteriores de la UE, como Italia, Grecia o los Cuatro del Grupo de Visegrado.Italia y Grecia son el principal punto de entrada de los migrantes a la UE por tener costas al Mediterráneo y por su cercanía al norte de África y a Turquía.
La mayoría de los migrantes quiere radicarse en países más prósperos del norte de Europa, sobre todo Alemania, y muchas veces deben pasar por territorio de los del Grupo de Visegrado para llegar a su destino.
En sus declaraciones a la prensa en Bruselas, Orban dijo que “el tono de la propuesta es mejor”, pero “el enfoque básico no cambió, porque quieren administrar la migración pero no contener a los migrantes”, informó la agencia de noticias AFP.
En su visión, la verdadera ruptura es la que propone Hungría: que “nadie pueda pisar territorio de la UE sin tener el permiso para hacerlo o sin que su pedido de asilo sea aceptado. Hasta ese momento, tienen que permanecer fuera del territorio de la Unión Europea”.
En la misma línea, Babis expresó su impresión de que “la Comisión Europea no entendió que para detener la migración ilegal es necesario hacer que los migrantes ilegales no lleguen a Europa”.
El nuevo acuerdo dispone que aquellos países que no estén dispuestos a recibir demandantes de asilo o migrantes asuman la responsabilidad por el reenvío de esas personas a sus países de origen, una idea que, según Babis, “carece de sentido”.

Etiquetas: