1 / 2

Un perro hereda 5 millones de dólares tras la muerte de su dueño y nadie sabe qué hacer

destacada

Un empresario le cedió millones de dólares a su amada mascota Lulu, un border collie.

Las herencias son un tema complicado, especialmente cuando hay muchos miembros familiares que dependen de ellas. ¿Pero qué ocurre cuando una persona con varios millones en el banco fallece y no tiene familia a quién dejarle sus bienes? Cabría esperar que los amigos ocuparían ese lugar. En el caso de Bill Dorris es así y su mejor amigo era su perro.

Este exitoso empresario de Tennesse (Estados Unidos) falleció recientemente y dejó una herencia de 5 millones de dólares (unos 4,1 millones de euros) a Lulu, un border collie de 8 años que seguramente se convirtió en uno de los animales más ricos del planeta. “Cinco millones de dólares serán transferidos a un fideicomiso que se creará tras mi muerte para el cuidado de mi border collie Lulu […] para satisfacer todas sus necesidades”, dice una del testamento de Dorris difundido en medios locales.

El difunto empresario de 83 años era soltero y dirigía una empresa de bañeras para discapacitados. 

Su testamento especificaba que su fortuna de 5 millones de dólares se depositara en un fideicomiso para el cuidado de Lulu.

La custodia del can quedó a cargo de Martha Burton de 88 años, una buena amiga de Dorris que desconocía por completo sus intenciones. “Francamente, no sé qué pensar al respecto, para decir la verdad. Él realmente amaba al perro”, declaró recientemente. 

La nueva propietaria de Lulu reconoce que no hay manera de gastar tanto dinero en un perro, pero bromea con que lo va intentar.

A día de hoy el patrimonio de Dorris está en proceso de transferencia a un fideicomiso que deberá cubrir todas las necesidades de la mascota. Lo que se desconoce es qué ocurrirá con la cantidad de dinero restante una vez fallezca Lulu. 

Fuente: RT