90.1 Malvinas Argentinas
1 / 2

Video con escándalo pone bajo fuego a Bolsonaro por obstrucción de la justicia

destacada

El presidente Jair Bolsonaro quedó bajo fuego en el proceso que puede sacarlo del cargo, con la divulgación de un video de una reunión de gabinete en la que admite querer proteger a su familia y amigos de investigaciones y expresa, entre otras cosas, su deseo de armar a la población para evitar una dictadura de los gobernadores que cerraron las ciudades contra la pandemia de coronavirus.
El video de la reunión del gabinete del 22 de abril incluye pedidos de ministros para encarcelar a gobernadores e intendentes que adoptaron cuarentena y a los jueces del Supremo Tribunal Federal, además de que el propio mandatario muestra su desconfianza hacia China, el principal socio comercial del país.
Esa reunión fue grabada por el propio gobierno y fue un día antes de la renuncia del ex juez Sérgio Moro al ministerio de Justicia por negarse a cambiar la cúpula de la Policía Federal como quería Bolsonaro, para proteger a sus hijos y ‘amigos’ de investigaciones de corrupción en Río de Janeiro.
El video muestra a un Bolsonaro exaltado y pidiendo a los ministros que se alineen con su gestión, que estaba ya cercada sanitaria y económicamente por la pandemia. En aquel momento los muertos eran menos de 5.000 y arreciaban los pedidos de impeachment contra el presidente por haber participado de aglomeraciones.
“Es muy fácil instalar una dictadura en Brasil”, dijo en referencia a las intenciones de sus rivales políticos, no las suyas, criticando que gobernadores e intendentes puedan detener personas que violen los decretos regionales de aislamiento social.
Hay ministros que revelan bambalinas del poder, el de Educación, Abraham Waintraub, por ejemplo, sugiere encarcelar “a todos los ministros del Supremo Tribunal Federal”.
“Por qué estoy armando al pueblo? Porque no quiero una dictadura. Quiero a todo el mundo armado, el pueblo armado jamás será esclavizado”, dice Bolsonaro en esa reunión de gabinete.
El video fue divulgado esta tarde por la corte suprema y esa reunión de gabinete forma parte de una investigación contra el mandatario, a raíz de la denuncia de Sérgio Moro, que lo presentó como prueba al afirmar que el presidente quería manipular investigación de la Policía Federal contra su familia.
Moro estaba presente en la filmación y renunció un día después. El caso será resuelto por el fiscal general, Augusto Aras, quien debe decidir si ofrece denuncia contra Bolsonaro ante el Congreso, que debe votar con dos tercios para admitirla y suspender 180 días al presidente para ser juzgado por la corte.
Bolsonaro afirma también en la filmación que tiene su propio sistema paralelo de inteligencia por fuera de las instituciones como Policía Federal o la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN).
“No soy informado por el servicio de información, entonces voy a e interferir”, dice Bolsonaro, quien durante sus largos años como diputado defendió a las bandas parapoliciales ilegales que controlan parte del delito en Río de Janeiro. Luego, negó haber interferido en la Policía Federal.
“No voy a esperar que jodan a toda mi familia. Ya intenté cambiar gente de nuestra seguridad en Río de Janeiro y no pude. Por qué no puedo poner a nadie que yo quiera Voy a cambiarlo y si no puedo cambio al jefe de el y si no, cambio al ministro”, afirmó, referiéndose a Moro.
Moro asumió luego de haber comandado la Operación Lava Jato y encarcelado al ex presidente Luiz Inácio Lula da SIlva.
En otro trecho, Bolsonaro dice que algunos ministros no están alineados y que echará a los que sean elogiados por diarios como Folha de Sao Paulo y la cadena Globo.
El juez Celso de Mello, del Supremo Tribunal Federal, es el instructor del caso por obstrucción de la justicia. Apenas silenció los párrafos donde hubo agresiones a China.
Bolsonaro incluso cuenta que es necesario “tener otros aliados” y que estuvo leyendo sobre la actuación del servicio secreto chino en Estados Unidos.
“Mis banderas son familia, Dios, Brasil, armamento, libertad de expresión y libre mercado. El que no acepta mis banderas está en el gobierno equivocado”, les dijo a sus ministros en la reunión, flanqueado por el vicepresidente Hamilton Mourao y el jefe de gabinete, general retirado Walter Braga Netto.
En varios tramos, Bolsonaro defendió el golpe de Estado de 1964 porque sino los brasileños estaban “cortando caña de azúcar por 20 reales”.
“China es como aquel tipo al que hay que aguantar porque te compra”, dijo el ministro de Economía, Paulo Guedes, quien lanzó acusaciones contra los congresistas y objetó el plan de obra pública presentado por Braga Netto par la pos-pandemia.
Abraham Weintraub, de Educación, dijo en esa reunión que “el cáncer de Brasil es Brasilia” en referencia a la clase política y sugirió “poner en prisión a los miembros de la corte”.
El de Medio Ambiente, Ricardo Salles, pidió aprovechar la pandemia para reglamentar asuntos de medio ambiente pedidos por los ruralistas y rechazado por los ambientalistas.
Damares Alves, la pastora ministra de Familia, Mujer y Derechos Humanos, dijo que en el futuro “van a ir a prisión los gobernadores” y afirmó que “la izquierda quiere legalizar el aborto aprovechando la pandemia”.
Antes de la divulgación del video, el ministro Augusto Heleno, del Gabinete de Seguridad Institucional, amenazó a la corte con crear inestabilidad porque el juez Mello pidió la opinión del fiscal general, Augusto Aras, para pronunciarse sobre confiscar el celular de Bolsonaro.
“No voy a entrega el celular, no lo voy a entregar”, afirmó Bolsonaro esta noche al hablar con los periodistas, a quienes les dijo que la crisis económica ya está bajando los sueldos en las empresas de medios. “Van a tener que poner a sus hijos en la escuela pública”, dijo.
En el video, el ataque en particular con insultos es contra los gobernadores de San Pablo y Río de Janeiro, Joao Doria y Wilson Witzel, los estados más afectados por el coronavirus. Más de 21.000 muertos, con Brasil siendo el eje de de Sudamérica, a partir de hoy eje del Covid-19.

Etiquetas: